Rajoy, este viernes, antes de la comparecencia con el primer ministro danés, Lars Lokke
Rajoy, este viernes, antes de la comparecencia con el primer ministro danés, Lars Lokke - JAIME GARCÍA

Moncloa resalta que el apoyo de Rajoy a Cifuentes sigue sujeto a la investigación sobre el máster

«No existe ninguna razón» para pedir la dimisión, sostiene el presidente del Gobierno

MadridActualizado:

El caso del máster de Cristina Cifuentes es como un dolor de muelas para el PP y para Mariano Rajoy, pero de momento el presidente del Gobierno no ve necesaria una extracción ni piensa dar su brazo a torcer frente a Ciudadanos.

Ayer, en La Moncloa, Rajoy salió en apoyo de la presidenta de la Comunidad de Madrid, justo al final de una semana en la que los rumores de dimisión forzosa han sido insistentes. El líder del PP aseguró que no ve ningún motivo para que Ciudadanos exija la renuncia de la presidenta autonómica y amenace con romper el pacto de Madrid si no se produce.

Rajoy fue más claro que nunca en este asunto, después de una semanas en las que La Moncloa ha querido marcar distancias y dejar la polémica en el ámbito universitario y personal de Cifuentes. «El presidente está poniendo el grado exacto de implicación», remarcaron en la Moncloa. Pero está dispuesto a mantener el pulso que le está echando el partido de Albert Rivera, al menos hasta que se clarifiquen todos los detalles de este embrollo por entregas. En el «capítulo» de ayer, el director del Instituto de Derecho Público, Enrique Álvarez Conde, fue suspendido cautelarmente de sus funciones por la Universidad Rey Juan Carlos, mientras la investigación continúa.

Rajoy compareció ante los medios por segunda vez esta semana. Si el martes, en Buenos Aires, se zafó de la cuestión y se limitó a dejar la resolución del caso en manos de los partidos, a quienes pidió «celeridad y sentido común», este viernes fue mucho más claro y directo.

Aclarar los errores

A la pregunta de si tenía previsto pedir la dimisión a Cifuentes, respondió así en La Moncloa, en la rueda de prensa conjunta con el primer ministro danés: «No existe ninguna razón para romper un acuerdo que se está cumpliendo y además es bueno para los ciudadanos de Madrid. No entiendo la posición de Ciudadanos en esta materia».

Rajoy subrayó que la presidenta de la Comunidad de Madrid «ha dado sus explicaciones ante los medios y ante el Parlamento regional», mientras que la Universidad «está tomando medidas para aclarar los errores que se hayan producido y averiguar hasta dónde llegan las responsabilidades».

Rajoy no olvidó otros casos que están saliendo a la luz, y que indican, según su parecer, una falta evidente de coherencia en quien se dedica a lanzar acusaciones contra Cifuentes y a exigir su dimisión inmediata. Así, se ha sabido que el dirigente del PSOE que presentó la moción de censura en Madrid, José Manuel Franco, falseó su currículum durante ocho años. Franco decía que era licenciado en Matemáticas, cuando no tenía ese título.

Ese hecho llevó al presidente del Gobierno a hacer una «reflexión» general: «Lo lógico es pedir a todo el mundo una coherencia y una congruencia entre sus declaraciones y los hechos. A la vista de todos los datos que hemos conocido en las últimas horas, yo diría que hoy está en muy boga aquello que dice el refranero español: consejos vendo, y para mí no tengo». «Me parece que cada nuevo caso que vamos conociendo es peor que algunas de las cosas que están de actualidad en el día de hoy», concluyó.

Después de las declaraciones de Rajoy, fuentes de La Moncloa comentaron que ese apoyo a Cifuentes en el pulso con Ciudadanos «vale para hoy», pero el tiempo, y la investigación, dirán si vale para siempre. Es decir, está sujeto a cómo evoluciona un caso que cada día parece ofrecer novedades o giros insospechados.

A poco más de un año de las elecciones autonómicas, Rajoy está dispuesto a mantener esta postura mientras le sea posible. La publicación de nuevos datos de políticos con títulos académicos sospechosos difumina el único foco sobre Cifuentes. Y el presidente prefiere esperar, de nuevo con ese control de los tiempos que a veces acaba descolocando a todos.

En el entorno de Rajoy confirmaron que a su regreso de Buenos Aires no ha tenido ninguna reunión con Cifuentes, aunque las conversaciones telefónicas entre ambos se producen con normalidad, sin que en ninguna de ellas se haya producido ningún reproche de la presidente madrileña, según fuentes próximas.

#MeQuedoConCifuentes

En el equipo de Cifuentes se mostraron satisfechos con el mensaje de ayer de Rajoy, e insistieron en que «no ha habido ninguna ilegalidad» por parte de la presidenta madrileña, pero sí «errores administrativos en la Universidad».

Tras conocer las palabras del presidente del Gobierno, desde el PP madrileño se lanzó una campaña en Twitter con el lema #MeQuedoConCifuentes con el objetivo de respaldar a la presidenta autonómica en esa red social.

En Ciudadanos, en cambio, se tomaron las palabras de Rajoy como una especie de respaldo a la «corrupción». «Desde Ciudadanos consideramos que el apoyo de Rajoy a la señora Cifuentes avala su actuación en la trama de los máster y los presuntos delitos que desde la Fiscalía se están investigando».

«Rajoy siempre tapando las tramas de corrupción de su partido, reaccionando tarde y mal. Prefiere proteger a los corruptos antes que asumir responsabilidades», advierten.