España

Moncloa ve posible dialogar con el PSOE sobre el modelo territorial de Rubalcaba

El Ejecutivo acepta la Declaración de Granada como punto de partida en una negociación, sin el término «federal»

Antonio Hernando (PSOE) charla con Rafael Hernando (PP) en el Congreso
Antonio Hernando (PSOE) charla con Rafael Hernando (PP) en el Congreso - JAIME GARCÍA

El «plan A» de Mariano Rajoy para lograr que haya estabilidad esta legislatura sigue pasando por el diálogo con el PSOE, y el posible acuerdo con este partido en los grandes asuntos. Uno de ellos es la política territorial y la eventual reforma de la Constitución, que podría servir para dar una respuesta unitaria al desafío independentista catalán. En La Moncloa han encontrado más puntos de encuentro con el PSOE de los que podía pensarse, y han comprobado cómo la Declaración de Granada que hizo este partido sobre un «nuevo pacto territorial» sirve perfectamente como punto de partida para dialogar con los socialista y avanzar en un acuerdo.

«Con el PSOE de la Declaración de Granada podemos entendernos. Ese texto sirve de puente para el diálogo, y nosotros podríamos suscribir sin problema más del 90 por ciento del fondo del documento», aseguran fuentes de La Moncloa. Al Gobierno de Rajoy le gusta la «música» de esa declaración, los hechos que propone, aunque discrepe de parte de la «letra» formal y del término «federal».

El PSOE publicó el texto titulado «Un nuevo pacto territorial: La España de todos» en Granada, en julio de 2013, con Alfredo Pérez Rubalcaba como secretario general de los socialistas, y desde entonces ha sido la base de su política autonómica, aunque en los últimos tiempos haya dirigentes que han excedido sus límites. Parte de la defensa de la Constitución de 1978, y propone un Estado de las Autonomías reforzado, algo que el Ejecutivo comparte plenamente, con propuestas asumibles y que ahora podrían servir como base para el diálogo.

«El modelo autonómico español ha sido un éxito», afirma el PSOE en esa Declaración, con la que no pretende hacer saltar por los aires el sistema actual ni partir de cero. «El Estado de las Autonomías ha sido el instrumento más eficaz de vertebración nacional y de cohesión social», subraya. El PSOE explica que sigue creyendo en este modelo, y lo seguirá defendiendo «como el único marco político viable de una España moderna, libre y democrática». Pero advierte de que «necesita hoy una profunda revisión y una actualización urgente».

Propuestas socialistas

El PSOE reclamaba entonces una reforma constitucional para incorporar el mapa autonómico, clarificar y delimitar las competencias, modificar el Senado, incluir los hechos diferenciales y singularidades, establecer un nuevo sistema de financiación, añadir como derechos fundamentales la protección social y la sanidad, crear mecanismos de cooperación institucional «que caracterizan a Estados federales» y constitucionalizar la participación de las Comunidades en la gobernación del Estado y en la presencia de España en Europa.

«Es con este PSOE con el que puede haber entendimientos en la organización territorial y en la respuesta al reto secesionista catalán», aplauden ahora en La Moncloa, donde la reforma constitucional es un asunto cada vez más presente en las agendas de futuro y en los debates.

En los más de 300 días de bloqueo político que ha vivido España en el último año, Rajoy se ha mostrado abierto a estudiar una reforma constitucional, para poder pactar con el PSOE y Ciudadanos. De hecho, el presidente del Gobierno no ve mal que se constituya una ponencia en el Congreso en la que los grupos expongan sus propuestas. Las condiciones que se ponen desde el Ejecutivo es que haya un objetivo claro, que el momento político sea el adecuado y que exista al menos el mismo consenso que el conseguido en 1978. Las líneas rojas pasan por la defensa de la unidad de España, la soberanía nacional y la igualdad de todos los españoles.

Desde La Moncloa se considera que la creación de un órgano específico en el Parlamento «es el formato más adecuado para empezar a trabajar». Ahora espera el momento oportuno para abrir un debate que pretende situar en unos límites claros, y evitar a toda costa que se convierta en una enmienda a la totalidad del modelo territorial. El Gobierno pretende mostrar su mano tendida al PSOE, para allanar, a su vez, el camino a otras negociaciones, como la de Presupuestos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios