Dos agentes en una de las playas de La Línea, junto a Gibraltar
Dos agentes en una de las playas de La Línea, junto a Gibraltar - NONO RICO

Medallas para cazar a los narcos del hachís

Los policías piden a Zoido el ingreso en la Orden del Mérito de los agentes que trabajan en La Línea, un destino poco atractivo por su peligrosidad y donde faltan efectivos

MadridActualizado:

Los policías que trabajan en La Línea de la Concepción suelen vivir en otra parte. Normal. No es lo mismo coincidir en la cola del supermercado con el médico de cabecera que con el primo del narco al que la noche anterior le has requisado tres toneladas de hachís. El riesgo en cada operativo es alto, mayor que en otros destinos españoles. Los narcos van armados, tienen a los agentes vigilados y la connivencia de una parte del vecindario con los delincuentes hace que esta localidad gaditana, puerta de entrada del hachís a Europa, no sea precisamente el destino más solicitado por los policías. Algo que quizá esté relacionado con que los que se fajan en primera línea contra los narcos tampoco tengan un bonus de peligrosidad en la nómina.

Por todo ello, el Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha solicitado por carta al ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, que reconozca el trabajo de los agentes que trabajan en La Línea con el ingreso en la Orden del Mérito Policial. Con esta iniciativa, el SUP persigue, como se puede leer en la misiva, «incentivar la permanencia» de policías en La Línea, una plaza de paso, donde los agentes están uno o dos años salvo raras excepciones. Tampoco es raro, puesto que no tiene que ser agradable que los narcos empotren sus todoterrenos contra tu coche patrulla en mitad de un operativo antidroga.

«Solicitamos que los funcionarios destinados en La Línea, que hacen frente los 365 días del año a la presión tanto laboral como social por el hecho de cumplir con su compromiso de combatir el tráfico de estupefacientes, soportando una falta total de atención por parte del ministerio que usted dirige, sean valorados como merecen ingresando en la Orden del Mérito Policial», reza el texto que el SUP ha remitido a Zoido, a quien también recuerdan los «graves, peligrosos y desgraciadamente cotidianos hechos» —desde tiroteos hasta agresiones— a los que se enfrentan los policías en sus patrullas.

El interior de un vehículo de la Policía en una patrulla en La Línea
El interior de un vehículo de la Policía en una patrulla en La Línea - NONO RICO

Dichos riesgos, junto con la falta de estabilidad y las escuetas plantillas policiales en comparación con las que ostentan los narcotraficantes —para quienes trabajan cientos de personas de manera directa o indirecta— restan efectividad, como indicaron los propios agentes a este diario, a las medidas que puedan tomar sobre el terreno para combatir el tráfico de hachís.

Ingresar en la Orden del Mérito Policial no supone una gratificación especial en la nómina de aquellos que la reciben, pero sí un reconocimiento a «los servicios extraordinarios practicados en favor del orden» y a las actuaciones ejemplares de sus portadores.

Numerosas reclamaciones

Este no es la primera vez que los policías de La Línea reclaman la atención de Zoido, como se puede comprobar en la carta, en la que detallan sus principales reivindicaciones: «Pasan por incrementar los Recursos Humanos, la creación en La Línea de una Unidad de Prevención y Reacción (UPR); dotar a los policías de los medios adecuados y necesarios para afrontar este problema —por el narcotráfico—, disponer de instalaciones dignas, incrementar los grupos de investigación y blanqueo de capitales con permanencia en la zona, regulación sobre narcolanchas o creación de juzgados especializados».

De momento la carta con la última petición de los policías a Zoido ya ha llegado al buzón del ministro. Hasta que tome una u otra decisión, los narcos seguirán en La Línea y luchando contra ellos estarán los mismos agentes que tienen que alejar a sus familias de allí para evitar problemas con los traficantes al dar una vuelta o hacer cola en el supermercado.