España

«Mata a Nanda», le pidió al asesino de Pioz su cómplice brasileño

Patrick Nogueira se hizo «selfies» con el cuerpo seccionado y las vísceras de su tío

El principal acusado, Patrick Nogueira, reconstruye el crimen en el lugar de los hechos, en Guadalajara - DE SAN BERNARDO

Patrick Nogueira, el asesino confeso de su familia en Pioz, envió un centenar de mensajes a su amigo Marvin Henriques vía whatsapp mientras mataba a sus parientes y después. Además del contenido espeluznante que se intercambiaron durante horas la tarde-noche de los crímenes, Patrick se hizo varios «selfies» (autorretratos) posando con su tío muerto y «seccionado a la altura de la cintura con las vísceras visibles, haciendo un total de 20 capturas», según consta en la investigación de la Policía Federal brasileña y que ha sido aportada al procedimiento español.

Entre esos whatsapp aparece uno de Marvin a su amigo: «Mata a Nanda», le pide ante lo que Nogueira tampoco se asombra. Se están refiriendo a una chica, exnovia de Marvin, que vive en Paraiba como ellos. «Lo que indican es que si hubieran tenido la oportunidad tal vez también la habría matado», señalan desde la acusación. En el procedimiento enviado al Juzgado de Guadalajara se especifica cómo han sido obtenidos los mensajes y fotos.

La Policía Federal obtuvo información sobre una imagen que alguien había hecho con capturas de las conversaciones de whatsapp y que estaban circulando por Internet. Se supo que las imágenes habían sido borradas de la biblioteca, pero no del aparato. Los agentes, que contaron con colaboración de al menos una chica, averiguaron que esas imágenes las tenía un menor llamado Víctor L de A., que fue localizado y colaboró tras la mediación de su padre.

El 21 de octubre declaró ante la Policía Federal, antes de que Patrick Nogueira se entregara a las autoridades españolas. Contó que en septiembre cogió prestado el Iphone de su amigo Marvin Henriques y en la citada aplicación de mensajes vio las conversaciones del propietario con Patrick a quien también conocía. «Había un chat entre Marvin y Patrick que trataba justamente del asesinato de cuatro personas en España (...) pensé en revelar la conversación a la Policía, pero tuve miedo, pues Patrick acabaría sabiéndolo», explicó a los investigadores, según ha podido saber ABC.

«Guardé las capturas de pantalla en mi ordenador y formateé el móvil (...)», declaró el menor. Días después, cuando Patrick huyó a Brasil se lo encontró en un bar. «Dijo que le habían entrado ganas de hacer aquello, no podía explicar el motivo, dijo que su tío se quedaba con el dinero que le mandaba su padre y él se veía obligado a trabajar limpiando suelos».

Ni él ni Marvin acudieron a la Policía. El menor señaló que Marvin Henriques, encarcelado y acusado de momento de instigación y participación en el asesinato de Marcos Campos (el cabeza de familia), le dijo que tenía miedo. Confirmó que Patrick y él eran muy amigos y que no creía que tuvieran una relación homosexual a preguntas de los investigadores. Los policías, una vez más se basaban en los mensajes: besos y frases como «Boy, se acabó» o «Tengo miedo de perderte». Juntos en uno de los crímenes más atroces cometidos a tenor de las espeluznantes conversaciones donde se dan consejos sobre cómo matar y hacer desaparecer los cuatro cuerpos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios