Artur Mas, ayer, antes de presentar su dimisión como presidente del PDECat
Artur Mas, ayer, antes de presentar su dimisión como presidente del PDECat - PEP DALMAU

Mas gastó dinero público en un informe energético para una Cataluña independiente

El Instituto Catalán de Energía, dependiente de la Generalitat, encargó un estudio que costó 13.250 euros y estaba considerado «especialmente relevante» para las políticas futuras del Govern

MadridActualizado:

La Generalitat de Cataluña destinó 13.000 euros de dinero público a la elaboración de un informe en el que se detallara la situación energética que tendría la región en el caso de que fuera políticamente independiente. Y lo hizo en el año 2014, aún con el ahora expresidente Artur Mas, que ayer dimitió como presidente del PDECat, al frente del Ejecutivo regional.

Se trata, en concreto, de un estudio técnico que tuvo como principal misión «ampliar la prospectiva energética catalana “PROENCAT 2030” introduciendo un escenario de independencia política en Cataluña». Así está detallado de forma textual en la ficha del contrato, disponible en el portal donde la Generalitat publica el registro de todos los contratos que firma con distintas entidades.

Bajo el código de expediente 72/2014, el Instituto Catalán de Energía (ICAEN) —dependiente de la Generalitat— adjudicó el 21 de octubre de 2014 la elaboración de dicho informe por un importe total de 13.250 euros. La entidad adjudicataria fue la empresa Estrategia y Sostenibilidad S.L. (SWPI), cuya actividad principal está ligada, entre otras, con el asesoramiento y los planes prospectivos relacionados con la sostenibilidad.

El propio ICAEN admite, en su memoria anual del ejercicio 2014, que se realizó dicho estudio. «Dado el momento político actual, durante el año 2014 se ha llevado a cabo el estudio dirigido a la ampliación de la prospectiva energética catalana PROENCAT 2030, incluyendo un nuevo escenario de independencia política de Cataluña, teniendo en cuenta que la política energética catalana dispondría de un marco regulatorio propio, siempre respetando las directrices de la política energética de la Unión Europea», reza la memoria de actividades, donde también se determina que el informe iba a permitir al futuro Govern «disponer de una estrategia específica para este escenario de independencia política de Cataluña en el horizonte del año 2030».

«E4 INDEP»

El informe PROENCAT 2030 diseña varias hipótesis sobre el modo en el que evolucionará el sector energético catalán en virtud de unas variables determinadas, como por ejemplo si sube o baja el precio del petróleo. Así, PROENCAT 2030 establece seis posibles escenarios futuros —todos ellos en virtud de criterios técnicos y no políticos— que organiza con los siguientes códigos: base (E1), voluntarista (E2), de adaptación tardía (E3), anticipativo (E4), crítico reactivo (E5) y cambio de era (E6).

La ampliación de carácter secesionista encargada bajo el mandato de Mas afecta al escenario anticipativo (E4) y es la única de carácter político. Según especifica la memoria del ICAEN, el escenario que iba a contemplar una Cataluña independiente se iba a incluir en el E4 bajo el código E4 INDEP. «Este escenario de independencia política de Cataluña se ha construido a partir del actual escenario E4 de la PROENCAT 2030», se puede leer en la memoria de actividades del ICAEN, donde también figura la justificación del secesionismo para llevar a cabo estos trabajos: «Dotar de mayores márgenes de libertad de decisión y maniobra» al E4.

De hecho, la institución recalca la importancia que tuvo entonces elaborar una prospectiva energética enfocada a un escenario en el que Cataluña fuera un país independiente tras una hipotética secesión de España: «Esta información es especialmente relevante para orientar la actuación del Gobierno catalán en materia de política energética en los próximos años».

«Sin rendir cuentas»

La cuantía del contrato no es muy alta, pero deja a las claras las intenciones secesionistas del anterior Gobierno de la Generalitat, que fructificaron con la declaración unilateral de independencia protagonizada por el Ejecutivo de Carles Puigdemont. Esto último ocurrió el 27 de octubre de 2017, pero este informe se otorgó, también en octubre, pero tres años antes.

Además, se da la circunstancia de que este contrato público, calificado de «servicios», fue adjudicado bajo el procedimiento de «contrato menor», que permite al organismo que lo encargue, en este caso el Instituto Catalán de Energía de la Generalitat, no justificar la adjudicación. Popularmente estos contratos, aunque legales, son conocidos como contratos entregados «a dedo».