La línea entre la libertad sexual y el respeto mutuo

Son más liberales que sus padres y sus abuelos, mantienen relaciones sexuales esporádicas con...

Actualizado:

Son más liberales que sus padres y sus abuelos, mantienen relaciones sexuales esporádicas con mayor frecuencia y antes, a partir de los 14 años, señalan los expertos, "la tendencia es de querer recibir un premio inmediato" señala Natalia Piñas del Instituto Madrid de Sexología. El debate sobre como compaginar esa mayor libertad sexual con el respeto, algunos jóvenes dicen "tener que ser extrarespetuosos" o "no saber cual es muy bien el confin entre lo que se puede y lo que no se puede hacer""Claro, hay una cosa que se puede confundir con el coqueteo, siempre ha existido y es un "Yo te doy pero te quito pero te doy", señala Lorena Berdún, sexóloga.Un debate que no es nuevo, en otros países como Estados Unidos, en 2015 nacieron aplicaciones móviles para consentir de forma expresa mantener relaciones sexuales. La idea es que ambos se graben dando o negando su consentimiento pero ojo "El consentimiento es reversible, Nuria Granda, abogada penalista señala que "Que en un primer momento se puede dar el consentimiento y luego decir "no", hasta aquí". Porque las dudas nacen de que el consentimiento puede ser expreso o tácito, quizás menos obvio en este último caso, algunas chicas apuntan "yo puedo hacer algo que él le dé a entender por su forma de entender las cosas piense que me gusta, pero en realidad no me atrae, entonces tiene que preguntar" "yo creo que es obvio, cuando una se echa para atrás, pues ya está" señala otra joven."A la menor duda, retírate" señala Berdún, mientras que Granda define los límites a nivel legal que marcan el acoso, el abuso y la agresión: "En cuanto la otra persona ya te está diciendo no, eres un pesado déjame, a partir de ahí es acoso. Pero cuando ya hay un tocamiento sin consentimiento ya es abuso"Lorena Berdún hace hincapié en "Los jóvenes aprenden a tráves del porno" "el hombre está por encima, el hombre es mucho más potente, la coge por aquí, por allá" "Ellos tendrán también que reeducarse y aprender cuando la otra persona se siente mal" afirma Yolanda Besteiro, presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas.