España

Líbano: diez años de la misión más longeva y numerosa de las Fuerzas Armadas

Cerca de 600 efectivos permanecen desplegados en una misión en la que han fallecido 14 militares españoles

Morenés visita a las tropas desplegadas en Líbano
Morenés visita a las tropas desplegadas en Líbano - EFE
Jaime G. Mora - jaimegmora Enviado Especial A Marjayún (Líbano) - Actualizado: Guardado en:

Con su sexta visita a Líbano desde que asumiera el cargo, el ministro de Defensa en funciones, Pedro Morenés, reconoció el papel de los soldados españoles en la misión más longeva y numerosa de las Fuerzas Armadas. Diez años han pasado desde que, en 2006, el entonces presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, aprobara el envío de 1.100 soldados a Líbano, un enclave que sigue amenazado por el enfrentamiento entre la milicia de Hizbolá e Israel y que se ha visto agravado por la proximidad con la frontera con Siria, inmersa en una sangrienta guerra civil.

España se unió en 2006 a la misión de la Fuerza Provisional de Naciones Unidas para Líbano (Unifil), que comenzó en 1978, para tratar de conseguir el cese de hostilidades permanente tras la guerra que enfrentó durante un mes a Hizbolá con el Ejército de Israel. Entre el 12 de julio y el 16 de agosto murieron miles de personas, la mayoría civiles libaneses.

Cuando se cumple una década del despliegue, la situación se mantiene en calma, aunque esa estabilidad es frágil y volátil, según las Fuerzas Armadas. La pasada semana, un vehículo Lince con cinco militares a bordo pisó una artefacto explosivo mientras realizaban una patrulla rutinaria a un kilómetro al sur de la base Miguel de Cervantes de Marjayún.

Catorce soldados han muerto durante la misión. Seis de ellos fallecieron en 2007 por la explosión de un coche bomba. En 2015, el cabo Francisco Javier Soria Toledo fue alcanzado por un proyectil israelí en la torre de observación que ocupaba. La última víctima, el brigada Lorenzo Romeo Muel, se registró en junio de 2016. En estos momentos, están desplegados en el país un total de 611 efectivos, 577 militares. Desde 2006, han participado en la operación 23.769 militares.

Las mayores amenazas a la paz provienen de los disputados Altos del Golán y la guerra siria. La frontera de Siria se encuentra a 50 kilómetros de Marjayún. Una de las prioridades de la misión es evitar la infiltración de terroristas por la frontera, donde persiste la amenaza del Dáesh. Los refugiados que huyen de la guerra a Líbano superan el millón de personas, y es una de las principales preocupaciones del país.

La de Líbano es la misión más longeva de las Fuerzas Armadas. España lleva trece años en Afganistán, pero no dentro de una misión continuada, como es el caso de Líbano. La labor de las tropas españolas se centra en verificar el cese de hostilidades y vigilar que se respeta la Línea Azul, la separación entre Líbano e Israel que marcó la ONU, para evitar un conflicto armado como el de 2006. El Ejército también apoya el repliegue de las Fuerzas Armadas libanesas en el sur del país y sus operaciones con los desplazados. Otra de las misiones de las tropas es evitar la entrada de armamento a través de las fronteras.

En cifras, los 25 contingentes que han sido desplegados en Líbano han realizado más de 154.000 patrullas, durante las cuales han recorrido una distancia equivalente a 550 vueltas a la tierra. Las tropas han realizado 1.423 misiones de desactivación de restos de guerra, en las que han retirado 4.424 minas y artefactos explosivos. En proyectos relacionados con la agricultura, las infraestructuras o la educación se han invertido unos 4,3 millones de euros. Más de 5.500 alumnos han participado en las clases del programa Cervantes, que tiene como objetivo la promoción y la enseñanza de la lengua española.

En la misión Unifil hay efectivos de 40 naciones bajo el mando de un irlandés, el general de División Michael Beary. España, que comenzó en 2012 el repliegue de tropas hasta las 600 unidades que mantiene en la actualidad, ejerce el control de toda la operación de Naciones Unidas en el sector este de la franja sur de Líbano, desplegado en la base Miguel de Cervantes de Marjayún. El general Alberto Asarta se convirtió en 2010, cuando asumió el mando de la misión, en el primer militar español en comandar una operación multinacional de paz de Naciones Unidas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios