Vídeo: El Supremo cita a Junqueras, los exconsellers y los Jordis - AFP

Junqueras deja en evidencia al prófugo Puigdemont

El líder de ERC podrá hacer campaña mientras que el expresidente de Cataluña seguirá en Bruselas

BarcelonaActualizado:

Tú a Bruselas y yo a Estremera. Desde que el Parlamento de Cataluña aprobó la declaración unilateral de independencia, el 27 de octubre, Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y el resto de (todavía entonces) consejeros de la Generalitat decidieron hacer la defensa de sus intereses cada uno por su cuenta, sobre todo las defensas judiciales. Esta teoría se puso en práctica la misma noche del 27 cuando el Gobierno aplicó el artículo 155 de la Constitución y, días después, la jueza instructora de la Audiencia Nacional (AN) Carmen Lamela mandó a prisión preventiva a los exconsejeros que prestaron declaración ante ella, acusados por varios delitos, entre los que se encuentran el de rebelión y el de sedición.

Ha pasado poco más de un mes de aquello y las estrategias de defensa personal y de política para el 21-D, implementadas por Puigdemont y Junqueras, siguen caminos totalmente distintos, que se verán con más claridad a partir de hoy si Junqueras sale de la cárcel de Madrid.

«Lista del presidente»

Puigdemont libró una batalla con su partido, que al final aceptó una «lista del presidente» pero salvaguardando el nombre del PDECat, que quedará camuflado, finalmente, bajo las siglas de Junts per Catalunya (JpC).

Mientras tanto, Junqueras, por su parte, sigue controlando ERC, y en ningún momento se ha desgastado para reivindicar ser número uno por Barcelona. Marta Rovira le acompaña en la lista, por si ERC gana y puede gobernar pero Junqueras no puede ejercer. Si la próxima legislatura se extiende los cuatro años, el PDECat quedará demasiado tiempo fuera de un Parlamento de Cataluña en el que ERC podría ser mayoritario dentro del eje nacionalista. Aunque fuentes de la dirección del PDECat, consultadas por ABC, no creen que se cumpla la legislatura completa.

Otra diferencia entre Puigdemont y Junqueras es que el expresidente de la Generalitat sigue defendiendo que es el representante «legítimo» de Cataluña -al igual que los exconsejeros que le acompañan- e inició un proceso judicial en Bélgica para alargar en el tiempo responder ante la Justicia española, que le ha convertido en prófugo. El lunes se sentará ante el juez belga, mientras Junqueras podría estar dirigiendo la campaña desde el «cuartel general» de ERC desde el primer minuto.

El líder de ERC se presentó ante Lamela -para responder únicamente a las preguntas de su abogado- y hoy culminará ante el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena su estrategia.

Puigdemont y Junqueras escogieron dos caminos distintos desde la tarde del día 27. El primero, en una huida hacia lo desconocido; el segundo, consciente de que todo pasa por aceptar la realidad jurídica del orden constitucional. En el horizonte una fecha: el 21-D.