Detención de la cabecilla de los CDR - AFP

El juez rebaja a desórdenes públicos la rebelión y el terrorismo que imputaba la Fiscalía a una líder de los CDR

La Audiencia Nacional deja en libertad con medidas cautelares a la detenida por los acciones de saboteaje en Cataluña

MadridActualizado:

El juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea ha dejado en libertad con medidas cautelares a la dirigente de los CDR Tamara Carrasco, detenida el pasado martes por los incidentes en los peajes catalanes ocurridos en Semana Santa. Pese a la petición de prisión incondicional de la Fiscalía, que le imputaba los delitos de rebelión y terrorismo, el magistrado lo ha rebajado a desórdenes públicos, lo que aboca a que la Audiencia Nacional se tenga que inhibir.

De Egea le ha impuesto medidas cautelares para evitar su huida, como la retirada de pasaporte, la prohibición de salir de su municipio y comparecencias semanales. Además, ha ordenado la detención del otro dirigente de los CDR que todavía no ha sid localizado. La causa está secreta.

La Fiscalía ha justificado su petición de prisión incondicional en la gravedad de las penas que los hechos conlleva, el riesgo de reiteración delictiva (dadas las acciones que la detenida presuntamente pretendía coordinar) y en el de destrucción de pruebas.

La Fiscalía considera a la detenida responsable de «delitos cometidos con finalidad de rebelión». El Ministerio Público recuerda que Tamara Carrasco habría desarrollado «actividades de dirección y coordinación en actos de sabotaje». Formaba parte de un reducido equipo de dirección que «determina las pautas de actuación y las consignas de movilización de estos grupos, con actos de rebeldía, encaminados a normalizar la desobediencia y exteriorizar la confrontación con el Estado, trasladando a la calle con actuaciones violentas el proceso soberanista catalán que se investiga en sendos procedimientos en el Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional, como una clara una amenaza directa al orden constitucional establecido».

La detenida, de 34 años, ha pasado las dos últimas noches en los calabozos de la Guardia Civil en Tres Cantos (Madrid) sin que se hayan adoptado medidas de incomunicación y a la espera de pasar a disposición del Juzgado Central número 6 de la Audiencia Nacional, después de la detención que se produjo este martes en el marco de la «operación Cadera» contra los CDR a instancias del Ministerio Fiscal.

Durante el registro de su domicilio en Viladecans, los agentes se incautaron este martes de documentación relativa a un acuartelamiento del Instituto Armado en Barcelona, así como cartelería, una agenda, diversos teléfonos móviles, un ordenador y una memoria externa.

A Tamara C.G. se le relaciona además, según fuentes policiales, con un audio que circuló en Semana Santa por redes sociales llamando a la movilización y a las acciones de sabotaje. Los CDR han aumentado desde entonces sus acciones, sobre todo con la detención en Alemania del expresidente catalán huido de la Justicia, Carles Puigdemont, que se encuentra en la actualidad en libertad provisional.

Una delegación de ERC ha acudido a las puertas de la Audiencia Nacional para trasladarle su apoyo. Entre otros, han ido los diputados Joan Tardà y Teresa Jordà y los senadores Mirella Cortès, Xavier Castellana y Jordi Martí.