España

El juez de la Púnica mantiene en prisión preventiva a Francisco Granados

Argumenta que el ex secretario general del PP no ha colaborado con la justicia y podría destruir pruebas y fugarse

Francisco Granados, durante su comparecencia por videoconferencia desde la cárcel el pasado junio
Francisco Granados, durante su comparecencia por videoconferencia desde la cárcel el pasado junio - EFE

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha prorrogado este miércoles la situación de prisión preventiva del cabecilla de la trama Púnica Francisco Granados, el exsecretario general del PP madrileño, hasta un máximo de dos años más, lo que alcanzaría el tope de cuatro años que permite la ley para encarcelar a alguien en esta situación. Esta medida, tomada antes de ser juzgado, busca evitar que Granados entorpezca la investigación, tratando de destruir pruebas del caso.

En un auto, el magistrado expone sus razones para tomar esta medida excepcional contra Granados, quien lleva en prisión desde el 1 de noviembre de 2014, días después de que estallara la operación Púnica. Velasco argumenta que el ex secretario general del PP de Esperanza Aguirre no ha colaborado con la justicia y tiene todavía grandes cantidades de dinero oculto que le permitirían «fácilmente» fugarse.

Además de los fondos y bienes embargados a Granados, del dinero en metálico que le encontraron en Suiza y del millón de euros que sus suegros escondían en un armario, el cabecilla de la Púnica sigue disponiendo «de una manera oculta de una gran cantidad de dinero que esta investigación todavía no ha sido capaz de decomisarle, y que haría que en caso de ser puesto en libertad le permitiría fácilmente sustraerse a la acción de la justicia», señala el magistrado.

Velasco también argumenta que Granados, en libertad, tendría capacidad para destruir pruebas de la investigación. Cita como ejemplo el «apoyo ideologizado» que ciertas personas todavía le prestan y que destruyeron pruebas, en referencia a los documentos quemados y triturados en el ayuntamiento de Valdemoro, un riesgo que aumentaría si el ex secretario general del PP queda en libertad. Granados fue alcalde de Valdemoro, cargo desde el que armó la trama Púnica.

Antes de que el juez tomara esta decisión se celebró una vista en la Audiencia Nacional en el que las partes expusieron su visión de la situación. La Fiscalía Anticorrupción apoyó mantener en prisión a Granados, cuyo nuevo abogado señaló que el encarcelado no tienen ninguna intención de fugarse por su «madre e hijos» y que está dispuesto a comparecer ante el juez «para concretar algunas cosas», según recoge Ep. Esta nueva citación aún no ha sido acordada.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios