España

El juez impide que el clan Pujol cuestione toda la investigación

Un agente de la policía ratifica el informe que implicó al empresario Luis Delso en un supuesto blanqueo de capitales

Jordi Pujol llega a la Audiencia Nacional
Jordi Pujol llega a la Audiencia Nacional - ÓSCAR DEL POZO

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata impidió ayer que el clan Pujol cuestione toda la investigación que indaga el origen de la fortuna que ocultaron durante treinta y cuatro años. El magistrado evitó que las defensas de la familia (el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, su esposa Marta Ferrusola y sus siete hijos) cuestionaran al inspector jefe del grupo 24 de la UDEF (la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía Nacional), quien ha firmado la mayor parte de los informes que apuntalan el caso.

Este agente declaró ayer como testigo ante el magistrado a petición del empresario Luis Delso, imputado en la causa por supuestamente haber blanqueado dinero junto al hijo primogénito de la familia, Jordi Pujol Ferrusola, considerado la «caja registradora» del clan. Un informe firmado por este inspector de la Policía motivó la imputación de Delso, al concluir que el presidente de la multinacional de la constructora Isolux se reunió con Pujol Ferrusola para abonarse comisiones ilegales y blanquear dinero.

«Medias verdades»

En esta comparecencia, el juez calificó de «impertinente» todas las preguntas que buscaban cuestionar cualquier otro aspecto de la investigación, según ha podido saber ABC de fuentes jurídicas presentes en la sala. Las defensas de Luis Delso, Pujol Ferrusola (alias «Junior), todo el clan Pujol y algunos empresarios catalanes imputados llegaron a la cita -que duró en torno a dos horas- preparados para cuestionar al agente sobre otros aspectos. Esperaban sacar a la luz «inexactitudes y medias verdades» de los informes que este inspector ha firmado para investigar a los Pujol.

El juez, quien se opuso a la declaración testifical del agente, igual que el fiscal, fijó un marco estricto para el interrogatorio: solo admitió aquellas preguntas que versaban sobre el proceso deductivo por el que la Policía concluyó que Delso colaboró con «Junior». El foco: el correo electrónico del que se infería un encuentro entre ambos. Para abordar este asunto pidió Delso el interrogatorio en un recurso ante la Sala de lo Penal, quien aceptó la petición.

Mientras tanto, la investigación al clan Pujol continúa al ralentí, a pesar de que algunas partes piden diligencias a favor de sus intereses, como el archivo de la causa algunos empresarios. Fuentes jurídicas explicaron a ABC que los investigadores se centran ahora en intentar contrastar asuntos que declaró Pujol Ferrusola, quien contó su versión de los hechos el pasado 11 de febrero en una declaración voluntaria. «Junior» aseguró que la fortuna familiar procede de un legado del abuelo Florenci (la tesis que defiende todo el clan) y que los negocios con los que la multiplicó fueron legales. El magistrado no le dio credibilidad, le acusó de mentir y le retiró el pasaporte para que no pueda entorpecer la investigación.

Los investigadores consideran que Pujol Ferrusola recaudó 11,53 millones de euros en comisiones ilegales de empresarios ligados al sector público, gracias a la ascendencia de su apellido. El juez califica de «ficticios» los servicios de intermediación que «Junior» supuestamente prestó a cambio de esos pagos, y le imputa delitos fiscales, blanqueo de capitales y falsedad documental.

Además, los investigadores siguen dando pasos en las ramas de la investigación que continúan bajo secreto de sumario, que tienen que ver con los negocios en el extranjero y se integran en varias piezas separadas del caso.

Otras fuentes intuyen que falta en torno a un año de investigación hasta que el juez pueda cerrar la causa y concluir quiénes y por qué delitos son procesados. El objetivo del clan Pujol es que las imputaciones se vengan a bajo antes por defectos de forma, para lo que se han reunido con algunos empresarios implicados en busca de tales errores, según informaron fuentes conocedoras de estos movimientos.

Negocios en México y Gabón

Sobre la implicación de Delso, el inspector jefe de la UDEF ratificó ayer el informe que provocó su imputación. El agente reconoció que su conclusión -que Delso y Pujol Ferrusola tuvieron una reunión que le implicaría en el supuesto blanqueo de capitales- es una «hipótesis» en la que sigue creyendo. La defensa del empresario, que niega dicho encuentro, buscó sembrar la duda sobre el origen de la implicación de Delso en los negocios de Pujol Ferrusola.

Cuestionado sobre los motivos que conducen a tal conclusión, el agente citó una información periodística «y otras averiguaciones», sin concretar más. Fuentes jurídicas señalaron que la defensa de Delso consiguió dejar patente que la tesis del inspector es una inferencia y «no un hecho acreditado».

El presidente de Isolux está imputado por delitos de blanqueo de capitales, contra la Hacienda Pública y falsedad documental. El juez De la Mata ha recopilado indicios de que Delso y Pujol Ferrusola amañaron una plusvalía de 14 millones de euros a favor del hijo del expresidente de la Generalitat en un negocio en México. El proyecto se llama Azul de Cortes.

El magistrado cree que las facturas que emitieron para la urbanización y construcción de una zona turística son «supuestamente falsas». Según esta tesis, ambos se concertaron -entre otras cosas a través de la polémica reunión- para introducir a «Junior» en el negocio con el único fin de que luego se embolsara la «inmensa plusvalía». Delso y Pujol Ferrusola fueron socios en otras dos operaciones investigadas: otra en México, y una en Gabón.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios