España

Javier Fernández defiende ante los diputados del PSOE la abstención como «mal menor»

Luena y Lastra insisten en el «no», pero acatarán lo que diga el Comité Federal

Javier Fernández, escoltado por Antonio Hernando y Vicente Álvarez Areces, se dirige a los diputados del PSOE - EFE

El presidenta de la gestora del PSOE, Javier Fernández, aseguró este martes ante el Grupo Socialista que el domingo el Comité Federal tiene que elegir el «mal menor», que es la abstención porque unas terceras elecciones dejarían al partido en una situación imposible.

Fernández se ha reunido en el Senado con diputados y senadores, en una cita que ha continuado a puerta cerrada (con 30 turnos de palabra pedidos) en la idea de que el partido está como está por no haber defendido a tiempo un cambio de discurso. El motivo de la reunión es la presentación de Vicente Álvarez Areces como portavoz en la Cámara Alta.

«En política lo que no es posible es falso», insistió el presidente asturiano y líder provisional del PSOE para explicar gráficamente por qué se llevan equivocando desde junio todos los dirigentes, «yo el primero», al dejar que Pedro Sánchez y su dirección hicieran creer la tesis de que era posible un gobierno alternativo.

Frente a eso, «en lugar de diálogo tuvimos mutismo, que se transformó en un silencio mineral». Eso fue así porque, en el fondo, los barones creyeron erróneamente que el «no es no» de Sánchez acabaría transformándose en «de entrada, no», pero se equivocaron. Fue como «si estuviese prohibido» hablar de abstención y eso ha llevado al PSOE a la situación en que se encuentra.

Javier Fernández no se ha andado con paños calientes en otra cita con los parlamentarios a la que ha vuelto a faltar Pedro Sánchez y otros diputados muy significados con el «no» a Rajoy. La aragonesa Susana Sumelzo, fiel a Sánchez, sí que ha acudido.

«Hay que reconstruir el discurso, el proyecto, las ideas y el liderazgo, y hay que hacerlo porque el edificio político del PSOE está muy dañado», recalcó.

Aun así «conservamos el solar», dijo a los suyos para intentar levantarles el ánimo, que está por los suelos ante la grave división de unas bases radicalmente en contra de la decisión que va a adoptar este domingo el Comité Federal de permitir que Rajoy gobierne.

Porque el presidente asturiano, después de señalar que el PP es un proyecto «reaccionario», ha señalado que no queda más remedio que impedir unas nuevas elecciones en las que, «no nos engañemos», lo que se dilucidaría es por cuánto más «gana la derecha».

Antes de entrar a la cita con los parlamentarios, el exsecretario de Organización César Luena y la diputada asturiana Adriana Lastra han ejercido de portavoces oficiosos del «sanchismo».

Han recordado que las bases están pronunciándose masivamente en las agrupaciones por mantener el «no es no» a Rajoy, y Comité Federal debe tenerlo en cuenta.

No obstante, han señalado que hay que respetar la disciplina de voto, decida lo que decida este domingo el máximo órgano entre congresos del PSOE.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios