Interior expulsa a un agente implicado en una presunta trama de corrupción policial

El policía fue detenido e investigado en 2006 en un caso de revelación de secretos y tráfico de explosivos

MadridActualizado:

El Ministerio del Interior ha retirado la condición de funcionario al policía Luis López Hidalgo, que fue detenido e investigado en la Audiencia Nacional en 2006 por integrar una presunta trama de corrupción policial ligada a revelación de secretos y tráfico de explosivos en la que fueron arrestadas otras seis personas.

La decisión, que publica este viernes el Boletín Oficial del Estado, se ha adoptado por resolución de 24 de noviembre de 2017 de la Secretaría de Estado de Seguridad, una vez que ya es firme la condena de este oficial de la Policía Nacional por parte de la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Madrid, con fecha de 28 de marzo de 2016.

El agente López Hidalgo estaba adscrito a la Comisaría Local de Móstoles (Madrid) y ha sido condenado como autor de un delito contra la libertad a las penas, entre otras, de un año y tres meses de prisión e inhabilitación absoluta por tiempo de dos años; de un delito de falsedad en documento oficial, a las penas, entre otras, de nueve meses de prisión e inhabilitación especial para el empleo o cargo público de miembro de las Fuerzas de Seguridad del Estado por tiempo de seis meses.

En diciembre de 2006, el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo envío a prisión a seis personas, entre ellos otros cuatro policías y un confidente, aunque no así Luis López Hidalgo, al que impuso una fianza al entender el magistrado que no había participado materialmente en una trama en la que se mezclaban la revelación de secretos y el tráfico de drogas y de explosivo Goma 2 ECO.

Asuntos Internos de la Policía detuvo a cuatro agentes de Madrid acusados de un montaje en el que simularon la entrega de 5,5 kilos de Goma 2 ECO por parte de un confidente para que éste lograra beneficios para un familiar.

El juez indagó la relación de la trama con la Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado (Udyco) perteneciente a la Comisaría General de Policía Judicial y también con la Brigada Provincial de Información, dependiente de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

El Ministerio del Interior explicó ese mismo día que la investigación no estaba vinculada a ninguna de las causas abiertas por entonces en la Audiencia Nacional, entre ellas la de los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, cuyo juicio estaba fijado para meses después.