ABC

Interior abre expediente al mosso que escolta a Puigdemont

El agente desplazado a Bruselas estaría actuando a título personal

Actualizado:

«Ese mosso está expedientado y la unidad administrativa correspondiente de los Mossos resolverá conforme a la aplicación de la norma». El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, se mostró ayer contundente al ser preguntado por un agente de la Policía autonómica catalana que supuestamente acompaña en Bélgica al cesado presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y se dedica a hacerle funciones de escolta. El policía no forma parte de la escolta habitual de Puigdemont y está actuando «a título personal», según las fuentes consultadas por ABC. Según explican las mismas fuentes, el lunes día 30 de octubre, cuando se tuvo conocimiento de que el expresidente cesado se había «exiliado» a Bruselas, el agente de la Policía catalana solicitó vacaciones.

Zoido aseguró que si de la «información reservada» que se ha iniciado se desprende que el policía «ha hecho algo que no debiera, si no ha comunicado donde iba y si ha incumplido la normativa, sobre él caerá el peso de la ley, como es lógico». «Habrá que averiguar quién le paga, en calidad de qué ha viajado a Bélgica y si está prestando algún tipo de servicio oficial. No puede haberse desplazado en viaje oficial porque para eso se tendría que haber tramitado una comisión rogatoria informativa y no hay constancia de que eso se haya hecho», explican las fuentes consultadas por ABC.

Sin protección

Según ha trascendido, el agente, con el que Asuntos Internos aún no ha hablado, habría formado parte del grupo de escoltas de Puigdemont, con quien estableció amistad. Por cuestiones de seguridad, y a diferencia del resto de consejeros del Govern, a los que se retiró la escolta al cesar, Puigdemont sí mantuvo protección durante el fin de semana en el que permaneció en España antes de escapar. Se dejó ver en Gerona el sábado, y desde ese momento ya no se le vio. Hubo un retén de Mossos en su casa el domingo, día en el que supuestamente el expresidente marchó en coche a Bruselas, y el lunes. En las últimas semanas, y además del grupo habitual de escoltas que acompañaban al expresidente catalán, miembros de los grupos especiales de intervención (GEI) de los Mossos reforzaron su vigilancia.

Al agente al que ahora se investigase le ha visto en funciones de protección en Bélgica, y fue filmado por un equipo de Tele5, a cuyos integrantes recriminó que le estuviesen grabando. En un acto público lucía un pin con el que se acostumbran a identificar los Mossos cuando hacen funciones de escolta. Al equipo de Tele5 les pidió que dejaran de grabarle para no meterle en un compromiso, asegurando a la vez que él estaba allí de vacaciones.

Por otra parte, y con respecto a la actuación de los Mossos y al relevo del mayor Josep Lluís Trapero, el ministro Zoido señaló ayer que su departamento y el Gobierno han actuado con «responsabilidad» al respetar «la antigüedad» en el escalafón de este cuerpo policial «y la propia sucesión que estaba establecida conforme a los reglamentos de los Mossos». Recordó que al nuevo responsable del Cuerpo autonómico, Ferran López, le dijo «que sólo iba a recibir del ministro una orden: actuar dentro de la ley, conforme a la Constitución y al Estatuto».

«La respuesta que estamos teniendo de los Mossos es totalmente normalizada y forma parte de cómo está funcionando toda la Generalitat; la situación es normal y es lo mejor que se puede decir cuando ha habido que aplicar un artículo que no se sabía qué efectos iba a producir con la crispación que había en la calle», añadió Zoido en Sevilla, donde presidió unas jornadas municipales sobre desapariciones de personas. En este sentido, el ministro valoró la «proporcionalidad» con la que el Gobierno ha aplicado el artículo 155 y señaló que cualquier actuación irregular de los Mossos será investigada por la Policía catalana.

Desde el Gobierno se señala que la normalidad con la que la Administración catalana se está adaptando a la aplicación del 155 es trasladable a los Mossos, donde el relevo en el escalafón se ha producido sin sobresaltos. De hecho, tras el nombramiento de López como nuevo jefe de la Policía autonómica, el hasta ahora comisario general de Movilidad, Miquel Esquius, ha sido designado nuevo comisario superior de coordinación territorial, un puesto que equivale al número dos del escalafón.