España

Ingresa en prisión el hombre que esta semana mató a su esposa en Palma

La autopsia reveló que la víctima murió estrangulada, si bien también había sido golpeada en la cabeza con un objeto contundente

El presunto autor del crimen habría ya confesado a la Policía su implicación en la muerte de su pareja
El presunto autor del crimen habría ya confesado a la Policía su implicación en la muerte de su pareja - EFE

El juez ha decretado este viernes prisión provisional sin fianza para José María C.G., como presunto autor de la muerte de su esposa, Celia Navarro. El magistrado le imputa un presunto delito de asesinato, con alevosía y ensañamiento. El crimen tuvo lugar el pasado martes por la noche en Palma, en un piso ubicado en el número 20 de la calle Margalida Xirgu, en la barriada de Son Cotoner. La autopsia reveló que la víctima, de 56 años de edad y nacionalidad española, murió estrangulada presuntamente a manos de su pareja, de 50 años y la misma nacionalidad. Inicialmente, se creyó que el hombre habría matado a la mujer a golpes, presumiblemente con algún objeto contundente, ya que presentaba diversas heridas de consideración en la cabeza.

Cabe recordar que el pasado miércoles, en torno a las diez y media de la mañana, la Policía Nacional se desplazó hasta el citado inmueble, después de que dos hijos de la víctima hubieran alertado de que no podían contactar con su madre desde el martes por la tarde. Una vez ya dentro de la vivienda, los agentes descubrieron el cuerpo sin vida de la mujer y encontraron al supuesto homicida aturdido y con cortes en los brazos, provocados por él mismo. Tras confesar el crimen a la Policía, fue arrestado y conducido al Hospital de Son Espases, en donde fue dado de alta horas después.

La pareja había iniciado su relación hacía unos dos años. Tras un tiempo de noviazgo, se casaron el pasado mes de julio, si bien al parecer desde hacía unas semanas estaban en proceso de separación. El presunto asesino de Celia es natural de Palma, licenciado en Psicología y también músico. En estos últimos años se había dedicado a la actividad docente en diversos institutos, aunque desde hacía un mes se encontraba de baja por depresión. La víctima, natural de Zaragoza y con cinco hijos habidos de un matrimonio anterior, residía en Mallorca desde hacía años y trabajaba en el sector de la hostelería.

En relación a la posibilidad de que hubiera podido existir una situación de maltrato previo, no consta ninguna denuncia presentada por la mujer. Se trata de la sexta muerte por violencia de género en Baleares en 2016, cinco de ellas ocurridas en Mallorca y una en Ibiza.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios