La pintada en la que Arrimadas y Rivera son amenazados de muerte en Gerona - I. ARRIMADAS/ Vídeo: ATLAS

Independencia Cataluña«No te preocupes, Albert, que ya tenemos tu teléfono»

El líder de Ciudadanos encarna un ejemplo más del grado de señalamiento que padecen algunos catalanes que no defienden una Cataluña independiente

MadridActualizado:

Cada vez que rememoró la gran manifestación de hace un par de días en Barcelona, a Albert Rivera le cambiaba la cara. «Soy barcelonés», recordó, y no hizo falta apuntillar que Ciudadanos, el partido que lidera, empezó su aventura en Cataluña. Por todo ello es fácil comprender que fuera muy especial para él ver cómo el domingo las banderas de España ondearon sin miedo por las calles más céntricas de la Ciudad Condal, donde hasta hace un par de días, defender la unidad de España era un tema tabú.

[Sigue al minuto toda la información sobre la crisis catalana]

Y no sólo tabú, sino que por ello no era raro ser señalado, recibir algún insulto o, como en el caso del presidente de Ciudadanos, incluso amenazas de muerte. De hecho, la Audiencia Nacional anunció ayer que ha abierto de oficio una investigación por los insultos y amenazas recibidas por políticos como Inés Arrimadas, Albiol o el propio Rivera días atrás en Cataluña.

«Os mataremos»

«Arrimadas y Riveraos mataremos», se podía leer en la última pintada, en Gerona, donde los radicales mandaron un mensaje rotundo a las cabezas más visibles de Ciudadanos en tierras catalanas. «Me gustaría no comentar esta noticia o que no fuera cierta, pero la realidad es así de cruda», reconoció el presidente de Ciudadanos, quien destacó que no sólo la clase política recibe amenazas por parte de sectores independentistas, sino que hay muchas personas anónimas que también padecen esta situación.

«Hay jueces, concejales, policías... son decenas y decenas las amenazas que hay», asegura Rivera, cuyos padres también fueron víctimas de actos de este tipo al encontrar, una mañana de septiembre, la fachada de su comercio de Granollers cubierta de carteles y pintadas a favor de la secesión. «Algunos ya tenemos un largo historial en esto», aseguró Rivera, quien reconoció que tal es el número de amenazas que ha recibido en su carrera política que ya puede hasta contar anécdotas de sus visitas a las comisarías de los Mossos d'Esquadra.

«El otro día cuando fui a poner la denuncia en los Mossos y me estaban tomando mis datos, yo les fui a dar mi teléfono y me dijeron que ya lo tenían», ironizó Rivera, que ejemplificó en primera persona el acoso que algunos, los que históricamente se han atrevido a manifestarse en contra de la independencia, han sufrido por parte de los sectores radicales en Cataluña.