Vídeo: Vea el discurso que pronunció el pasado mes de enero Albert Boadella, «presidente en el exilio» de Tabarnia - EFE

Los promotores de Tabarnia avisan: «Es la última bala para no hundirnos con el independentismo»

Celebrarán una manifestación el 25 de febrero en Barcelona «en defensa de los derechos, las libertades y la dignidad del pueblo de Tabarnia»

MadridActualizado:

¿Qué es Tabarnia? Esta es probablemente una de las preguntas más formuladas en los últimos meses. En sus inicios, se trató como un broma, una imitación burlesca del independentismo que pretendía desmontar su relato a través de sus propios argumentos. Pero unos meses después, lo que empezó como algo jocoso e irónico ha ido cobrando entidad y fuerza como algo más serio. Buena prueba de ello es la cantidad de gente que acudió este martes al acto que los promotores de Tabarnia han celebrado en la sede la Asociación de la Prensa de Madrid.

Allí, los fundadores de este movimiento que pretende separar a Barcelona y Tarragona de la «amenaza independentista", lanzaron una advertencia clara. «Tabarnia va en serio». Preguntados sobre si la «broma» se le había escapado de las manos y sobre las consecuencias que esto podría acarrear, quisieron despejar las dudas sobre lo lejos que estaban dispuestos a llegar en caso de que se le siguiera dando continuidad al «procés». «Tabarnia se ha hecho muy grande; es tan grande y tan popular que se ha escapado de las manos. Pero va en serio», ha asegurado el periodista Jaume Vives, erigido «portavoz de Tabarnia».

«Lo deseable», ha explicado, « es que nos podamos quedar en nuestro primer objetivo, que es ese espejo que pone en evidencia lo absurdo del discurso independentista. Pero sin ser lo deseable y lo que queremos en un primer momento, si no nos queda otro remedio, Tabarnia es la última bala de oro que nos garantiza que no nos hundiremos con ellos. No es un miedo porque si nos obligan va a ser una realidad», ha afirmado Vives.

El promotor de este movimiento también ha anunciado que se celebrará una manifestación el próximo 25 de febrero en Barcelona «en defensa de los derechos, las libertades y la dignidad del pueblo de Tabarnia». Esta concentración consistirá en una ofrenda florar a Rafael Casanova, el último conseller en cap –consejero en jefe– de Barcelona y uno de los referentes del catalanismo, al que Vives ha calificado de «patriota español». El portavoz de la iniciativa se ha referido a su pasado como acérrimo defensor del archiduque Carlos de Austria en la Guerra de Sucesión Española y ha acusado a los independentistas de omitir del manifiesto que escribió y leyó durante el sitio de Barcelona (11 de septiembre de 1714) la frase «por la libertad de toda España y por la libertad del Rey».

A su juicio, esta proclama «les escuece porque la realidad les escuece, porque el nacionalismo es enemigo de la realidad». Vives ha adelantado que durante la ofrenda floral habrá una copla de sardanas que interpretará el himno nacional de España y «La Santa Espina» y después acudirán en manifestación hasta la plaza de Sant Jaume donde «queremos que se escuche el grito de un pueblo que durante años ha vivido oprimido y estigmatizado, perseguido y que ahora ha dicho basta y está de pie».

«Queremos unir, no separar»

También han intervenido los otros promotores de Tabarnia, el dramaturgo y cómico Albert Boadella, considerado «presidente de Tabarnia en el exilio», el periodista deportivo Tomás Guasch, «consejero de Deportes de Tabarnia» y Miguel Martínez, miembro de «Barcelona is not Catalonia» e impulsor de esta iniciativa.

Boadella ha insistido en que Tabarnia «no tiene nada que ver con los partidos políticos» y que su idea es que esto continúe siendo así, «un movimiento cívico con una amplitud ideológica total». «Los únicos que no caben en Tabarnia», ha dicho, «son los independentistas, porque no queremos que nos vengan a dar la lata. Este movimiento lo que trata es de unir, no de separar. Por eso estamos muy atentos a que no exista ninguna contaminación política».

El dramaturgo ha explicado que el humor que representa Tabarnia «debe ser fino, pero a la vez inteligente y práctico, debe servir para algo». «Los tabarneses no queremos tener rasgos diferenciales.Queremos ser igual que los señores de Zaragoza, de Cáceres o, incluso, de Bbruselas. Nuestro rasgo quizá es nuestra paciencia ejemplar, aunque yo tuve poca, por eso me largué en 2006».

Boadella ha terminado su intervención denunciado los «30 años de yugo demagógico y adoctrinamiento del aparato indepedentista», y ha advertido que «esto no se va acabar mañana, sino que va a durar. Para eso está Tabarnia; son anticuerpos contra la epidemia. Es la única terapia posible», finalizó con la proclama de «Viva Tabarnia».