España

Iglesias anticipa un giro a la izquierda tras la caída del PSOE

Se quedan por debajo de lo previsto, pero se sirven de la debacle socialista

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en la Universidad Complutense de Madrid - EFE

A lomos de las mareas Podemos logró ayer superar al PSOE en las elecciones gallegas, aunque la reedición de la mayoría absoluta por parte del PP les impide liderar, como era su objetivo, una alternativa tripartita de izquierda nacionalista.

Los 14 escaños de En Marea y el descalabro socialista sirven a Pablo Iglesias para plantear una posición de fuerza con vistas a unas futuras negociaciones con Pedro Sánchez o incluso a unas hipotéticas elecciones que en Podemos ya no descartan,

En el País Vasco también hubo «sorpasso» a los socialistas, pero los 11 escaños obtenidos por la candidatura de Pili Zabala se quedan muy lejos de las expectativas de un partido que había ganado las dos elecciones generales del último año. En el ámbito autonómico las cosas cambian, pero en la formación aspiraban a pelear la segunda plaza de los comicios y situarse por encima de los 15 escaños.

En el Gobierno de Sánchez

El secretario general del partido no compareció anoche, y el partido no preparó noche electoral en Madrid, pero sí celebró los resultados a través de Twitter: «Somos la primera fuerza de ámbito estatal en Euskadi y la primera fuerza de oposición en Galicia. Nuestro país ya no se entiende sin Unidos Podemos».

Los comicios han cogido al partido en pleno debate interno sobre su futuro, con el choque entre Iglesias y Errejón subiendo de voltaje en la semana decisiva de la campaña. Iglesias clausuró ayer la Universidad de Podemos, en la que reconoció que existe debate en el seno de su formación sobre cómo deben apoyar al PSOE, en caso de que Sánchez intente una alternativa. Aunque Iglesias reconoció tener «dudas» sobre cuál es la mejor fórmula, se posicionó claramente a favor de entrar en el Gobierno no solo «a cambio de un programa muy social», porque «me fío no solamente del qué sino del quién».

Aunque Iglesias ha insistido en que «la transversalidad es parte de nuestro ADN», se ha preguntado cómo hacer posible eso con tradiciones políticas de izquierdas de las fuerzas que acompañan a Podemos, en referencia a IU o las confluencias. «Ya no estamos solos». Aseguró que «el debate entre izquierda o derecha «no podemos plantearlo en términos de mayo de 2011», cuando el partido surgió defendiendo un espacio superador de ideologías. Y aunque el objetivo último sigue siendo sumar a muchas más personas, Iglesias recordó que el camino de la formación está claramente en la izquierda. «Nosotros hemos elegido cosas. Hemos elegido pactar con fuerzas que se reivindican con la tradición de izquierdas». Evocó cómo Syriza en Grecia no pactó con el Pasok, sino con un partido nacionalista de derechas, pero señaló otro camino para su partido. «No pactamos con Ciudadanos diciendo que regeneración o viejo. Pactamos con quien pactamos. El espacio políticos ya no es solamente nuestro, sino con organizaciones hermanas que se reivindican de izquierdas».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios