España

Horrach pedirá que Matas se siente en el banquillo por el caso Ópera

En esta pieza del caso Palma Arena se investiga si el expresidente balear cometió irregularidades al contratar al arquitecto Calatrava por 1,2 millones de euros para un proyecto que no llegó a ejecutarse

El expresidente del Govern y ex ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas
El expresidente del Govern y ex ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas - EFE

El expresidente balear Jaume Matas deberá sentarse finalmente en el banquillo también por el denominado caso Ópera, ya que todo apunta a que en los próximos días tanto el fiscal Anticorrupción Pedro Horrach como la Abogacía de la Comunidad presentarán los preceptivos escritos de acusación ante el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, José Castro.

El caso Ópera es la pieza separada número 3 del caso Palma Arena. En dicha pieza se investigan presuntas irregularidades en la contratación de Santiago Calatrava, por parte de Matas, para que el arquitecto elaborase un anteproyecto para la construcción de un futuro palacio de la ópera en la bahía de la capital balear. El Govern tuvo que pagar en su momento 1,2 millones de euros por dicho anteproyecto y por dos maquetas.

Desde hace meses, Matas está negociando con el Ministerio Público para intentar llegar a un pacto en relación al caso Ópera, si bien ello no impedirá que tenga que ir a juicio. El expolítico mallorquín se encuentra imputado —investigado en la terminología actual— como presunto autor de los delitos de prevaricación administrativa, malversación de caudales públicos, fraude continuado a la administración y falsedad en documentos oficiales. Si Matas reconociera finalmente la comisión de irregularidades y reparase además el daño económico causado, podría ver reducida sensiblemente la pena que se le podría imponer una vez acabado el proceso judicial.

Cabe recordar que en el tramo final de su segunda legislatura como presidente, Matas anunció en abril de 2007 que si volvía a resultar elegido impulsaría la construcción de un palacio de la ópera en Palma. Sin embargo, en los comicios autonómicos celebrados un mes después, en mayo de aquel año, el PP perdió la mayoría absoluta con que contaba y ese proyecto no llegó a ejecutarse nunca. Matas fue sustituido entonces por el socialista Francesc Antich, gracias al acuerdo tripartito suscrito en aquel momento entre el PSOE, la coalición rojiverde BLOC y Unió Mallorquina.

Las investigaciones del caso Ópera se iniciaron en 2010 por parte de Horrach y la causa fue instruida por Castro. Al final de la instrucción, el juez llegó a la conclusión de que habría sido Matas quien ordenó personalmente la contratación de Calatrava y también quien habría fijado el montante económico que debería percibir el arquitecto, los citados 1,2 millones de euros. Calatrava fue contratado de forma directa, sin la convocatoria de un concurso público ni tampoco de un procedimiento negociado.

Una vez acabada la instrucción, Castro dictó en marzo de 2015 un auto de pase a procedimiento abreviado de esta causa, en el que sólo se mantenía a Matas como imputado. El expresidente autonómico presentó entonces un recurso de apelación contra la decisión del juez. Dicho recurso fue desestimado el pasado mes de marzo por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Baleares.

Esta misma semana, Castro había dictado una providencia en la que instaba al Ministerio Público y a la Abogacía de la Comunidad a que, «sin más dilación», se pronunciasen sobre si Matas debía sentarse o no de nuevo en el banquillo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios