Un cartel que pedía la libertad de Puigdemont en Alemania
Un cartel que pedía la libertad de Puigdemont en Alemania - EFE

Las históricas pulsiones independentistas del «refugio» alemán de Puigdemont

La historia de Schleswig-Holstein explica por qué hay ciertas inclinaciones al independentismo. Hasta la II Guerra Mundial no tuvo su configuración actual

BerlínActualizado:

En el subconsciente histórico de Schleswig y de Holstein perviven pulsiones independentistas justificadas por su historia. Ambos han pertenecido a Alemania o a Dinanarca según el momento. Schleswig, de hecho, no fue parte de Alemania hasta la segunda guerra de Schleswig en 1864. Durante muchos siglos, el rey de Dinamarca era tanto un duque danés de Schleswig como de Holstein, aunque la administración de ambos ducados se llevaba a cabo en alemán. El despertar nacional que siguió a las guerras napoleónicas suscitó un fuerte movimiento popular separatista y dio lugar al posterior conflicto, denominado la cuestión de Schleswig-Holstein.

En 1848, el rey Federico VII de Dinamarca declaró que daría a Dinamarca una constitución liberal y protección para el idioma danés, mientras que los habitantes de habla alemana exigieron la unificación de Schleswig y Holstein bajo su propia constitución y como miembro de la Confederación Alemana. Estas demandas fueron rechazadas por el gobierno danés en 1848, y los alemanes de Holstein y del sur de Schleswig se rebelaron en una insurrección contra la anexión forzada. Estalló así la primera guerra de Schleswig (1848-51), que terminó con una victoria danesa en Isted. La promulgación de una constitución común para Dinamarca y Schleswig en noviembre de 1863 impulsó la intervención de Otto von Bismarck, declarando la guerra a Dinamarca. Esta fue la segunda guerra de Schleswig, que terminó con derrota danesa.

Si algo han aprendido de la historia es que, en estos casos, la intermediación internacional es incapaz de solucionar los conflictos. Los intentos británicos de mediar en la Conferencia de Londres de 1864 fracasaron, y Dinamarca perdió Schleswig, Holstein, y Lauemburgo. En 1866, tras la Guerra de los Ducados Schleswig-Holstein pasa a control prusiano.

Y tambén han tenido ocasión de experimentar con las votaciones populares. Después de la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial, las potencias aliadas organizaron un plebiscito en Schleswig el 10 de febrero de 1920 y en el norte de Schleswig el 75% votó por la reunificación con Dinamarca, mientras que el 25% votó por Alemania. En la zona II extendida por el centro de Schleswig, los resultados fueron los contrarios: el 80% votó por Alemania y sólo el 20% por Dinamarca. Fue necesaria la II Guerra Mundial para que necesidades más urgentes hiciesen olvidar el enconado desencuentro entre unos y otros. Tras la ocupación británica, el devastado Land pasó a formar parte definitivamente de Alemania.