España

Hernando, salto mortal del «no» a la abstención

Va a ser el único superviviente en la limpia que ha hecho la gestora del PSOE en los grupos parlamentarios

Vídeo: a gestora del PSOE descabeza a dos de sus tres portavoces parlamentarios - ÁNGEL DE ANTONIO

El portavoz más incisivo del «no es no» a Mariano Rajoy –«si el PSOE cambia de opinión, vamos a perder absolutamente toda nuestra credibilidad»–, el socialista de verbo más ácido en estos meses –«apoyar la investidura de Rajoy sería indultar la corrupción del PP»–... defenderá la abstención si llega el caso; así, sin anestesia. Consciente del chirrido incluso visual que va a suponer ver a Antonio Hernando subir a la tribuna de oradores del Congreso a hacer justo lo contrario de lo que predicaba, el portavoz de la gestora, Mario Jiménez, defendió ayer su permanencia como portavoz del Grupo Socialista con un mar de elogios a sus cualidades. «Ha estado, como no puede ser de otra manera, defendiendo la posición política que la dirección del partido tenía, de todos conocida, y ha hecho lo que tenía que hacer, ser correa de transmisión y portavoz de la posición política de la dirección del partido», le justificó Mario Jiménez.

El portavoz disculpa la vehemencia de Hernando porque él solo era «correa de transmisión» de la estrategia de Pedro Sánchez. «Es un magnífico político, un magnífico portavoz y una persona coherente y absolutamente respetuoso con sus responsabilidades». Fuentes próximas a Hernando señalaron anoche que «afronta esta etapa con responsabilidad y tratando de contribuir humildemente a reconstruir la unidad del PSOE».

La caída de Óscar López

Hernando va a ser el único superviviente en la limpia que ha hecho la gestora en los grupos parlamentarios. Conlleva la salida de Óscar López en la portavocía del Grupo Socialista Senado, siendo sustituido por el expresidente asturiano Vicente Álvarez Areces, y de Iratxe García en la portavocía del Parlamento Europeo, siendo sustituida por el veterano Ramón Jáuregui, exministro con Zapatero. La salida de López estaba cantada, según diversas fuentes, porque estuvo muy implicado en la estrategia de Pedro Sánchez hasta el último momento del pasado 1 de octubre.

De hecho, el que fuera secretario de Organización con Alfredo Pérez Rubalcaba y, antes, ex secretario general del PSOE en Castilla y León, se sabía sentenciado políticamente por el «nuevo» PSOE en el que han tomado el control los adversarios de Sánchez. Por eso puso su cargo a disposición de la gestora desde el primer minuto y estaba esperando solo la confirmación del cese.

Lo mismo hizo Iratxe García, muy vinculada a Pedro Sánchez desde que éste decidiera nombrarla portavoz de los eurodiputados socialistas españoles en agosto de 2014, en sustitución de quien acababa de ser candidata del PSOE en las elecciones europeas, la ex vicesecretaria general Elena Valenciano, algo criticado internamente por lo que supuso de desconsideración hacia millones de votantes socialistas. Valenciano, una de las «madrinas» políticas de Sánchez –impulsó su salto a la fama interna nombrándole Rubalcaba coordinador de la Conferencia Política en 2012–, nunca se lo perdonó. Ahora será vicepresidenta del Grupo Socialista Europeo en sustitución de Enrique Guerrero.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios