Imagen del siniestro ocurrido en India en el que murieron cuatro españoles
Imagen del siniestro ocurrido en India en el que murieron cuatro españoles - AFP

«Mi hermana no está herida, pero anímicamente está hecha polvo»

María de la Paz García es una de las cooperantes de Ronda que viajaban en el transporte siniestrado en India. Resultó ilesa, pero está destrozada psicológicamente

MálagaActualizado:

Juan González vive con incertidumbre desde que ayer se conociera que el minibús donde viajaba su hermana había tenido un accidente en India. María de la Paz González es una de las cooperantes de Ronda que viajaban en el transporte siniestrado que costó la vida a cinco personas. Cuatro de ellas era colaboradores de la Fundación Vicente Ferrer, al igual que «Mari Paz», que formaba parte de la expedición de malagueños. María de la Paz González le ha asegurado que regresa este lunes a casa. Ella es una de las pocas personas que resultaron ilesas tras el «virulento accidente».

«Mari Paz», como le llama su hermano cuando habla de ella, decidió pasar sus vacaciones ayudando a los demás en India y ha sido testigo directa de la tragedia ha conmocionado a su familia. Nos sólo cuatro de sus compañeros de expedición han muerto en este viaje, sino que otros nueve sufrieron heridas de diferente consideración. Los 13 españoles vieron como la labor solidaria que les había llevado hasta allí para colaborar con la Fundación Vicente Ferrer se truncó en una carretera del sureste del país asiático. «He hablado con ella a las siete de la mañana, pero es que tampoco quiero atosigarla, ni agobiarla. Ha dicho que llega mañana [por hoy]», apuntó Juan González.

María de la Paz es una de las personas que salieron ilesas del brutal accidente, en que el vehículo de los españoles quedó destrozado tras el choque frontal con un camión que invadió su carril, según las autoridades. «A ella no le pasó nada. Fue al hospital, le hicieron unas pruebas y le dieron el alta», explica su hermano. «Ella no está herida, pero anímicamente está hecha polvo», remarca Juan González, que no se fía de las secuelas que el accidente le haya podido dejar a esta cooperante. «A ver cuando llegue como está», aventura el hermano.