Caso Soria

Guindos informará en la Comisión de Economía y no en el Pleno que exigía la oposición

Soraya Sáenz de Santamaría subraya que un Ejecutivo en funciones no está bajo control parlamentario

Saénz de Santamaría, ayer en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros
Saénz de Santamaría, ayer en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros - EFE

El Gobierno cesó el pasado 21 de diciembre, desde el presidente hasta el último ministro, y desde entonces se mantiene «en funciones», a la espera de que se forme un nuevo Ejecutivo. Si no hay Gobierno, «no puede haber control parlamentario» a sus miembros. Ese sigue siendo el principal argumento esgrimido desde La Moncloa para rechazar el control de un Parlamento que no le ha otorgado ninguna confianza. Y ese es también el motivo más importante por el que ha dicho «no» a la comparecencia de Luis de Guindos en el Pleno del Congreso para que diera explicaciones sobre el caso Soria.

El ministro de Economía en funciones sí comparecerá, pero no en Pleno, como querían todos los grupos excepto el PP, sino que lo hará en la Comisión de Economía. Puede parecer un matiz, pero en el Parlamento es algo más que un detalle. Comparecer en Pleno supone más resonancia, más ruido, más control y más relevancia en el debate político. En este caso, en la Comisión se informa, mientras que en el Pleno se controla. Fuentes del Ministerio de Economía habían expresado a ABC la disposición de Guindos para comparecer allí donde le llamaran.

Preguntas de los diputados

La Comisión de Economía se constituirá este lunes por la tarde, y el ministro podría comparecer el martes o el miércoles, para explicar la situación presupuestaria en España, y la imposibilidad de presentar el proyecto en el plazo debido por el bloqueo político. Durante su comparecencia, los grupos parlamentarios podrán preguntarle por el polémico nombramiento, y posterior renuncia, del exministro José Manuel Soria como director Ejecutivo del Banco Mundial.

Es decir, Luis de Guindos sí dará las explicaciones sobre un asunto que estalló y se resolvió en apenas cinco días, pero no acudirá a la convocatoria del Pleno, que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, había confirmado justo el jueves por la tarde.

Para la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, esta polémica no es nueva. Durante la pasada y breve legislatura, el Congreso presidido por Patxi López trató de llevar al Gobierno en funciones a sesiones de control, y se originó un conflicto entre poderes que acabó en el Tribunal Constitucional. La resolución de este aún se desconoce, y es el silencio del TC el que está originando ahora un nuevo choque institucional entre el Poder Legislativo y el Ejecutivo.

Sin precedentes

«Desde la entrada en vigor de nuestra Constitución, ningún Gobierno de España en funciones se ha sometido al control de una Cámara que no le hubiere otorgado su confianza», ha argumentado la vicepresidenta. Sáenz de Santamaría apuntó que incluso en algunos Estatutos de Autonomía está prohibido expresamente pedir el control de un Gobierno mientras esté en funciones, como es el caso del País Vasco.

«En nuestra democracia parlamentaria, la primera función del Parlamento una vez constituido es y debe ser proceder, a la mayor brevedad posible, a la investidura de un candidato a la Presidencia del Gobierno», explicó la vicepresidenta al presidente del Congreso en marzo. El conflicto sigue siendo el mismo, seis meses después.

Escenario de campaña
«El Gobierno no debe convertirse en el escenario de precampaña de unas siguientes elecciones»

Conflicto no resuelto

Sáenz de Santamaría insistió en que se trata de un conflicto no resuelto por el TC, y por eso es «muy importante» conocer la decisión de este «antes de volver a la misma dinámica». La vicepresidenta pidió a todos «ser muy respetuosos» con las funciones que tiene asignadas el Parlamento, y también el Gobierno en las actuales circunstancias. «El Congreso representa la soberanía nacional y debe servir para potestad legislativa o de control, pero no para que se convierta en el escenario de precampaña de unas siguientes elecciones», advirtió la número dos del Ejecutivo de Rajoy. Se trata, dijo, de aplicar las leyes vigentes, «y no de innovarlas».

Respecto a la polémica por este caso, Sáenz de Santamaría explicó que Soria «ha decidido» renunciar al puesto en el Banco Mundial, «y eso es lo más importante y relevante del caso». «Se fue sin estar imputado y ahora ha tomado la decisión pensando en el bien de su Gobierno, hay que valorarlo».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios