Guillem Balboa Buika
Guillem Balboa Buika - TWITTER

La Guardia Civil investiga quién arrojó un cordero negro muerto en la casa del alcalde de Alaró

El econacionalista Guillem Balboa Buika, de MÉS, preside el consistorio de este municipio mallorquín y es el primer edil de color de la historia en Baleares

Palma de MallorcaActualizado:

El alcalde del municipio mallorquín de Alaró, Guillem Balboa Buika (Malabo, 1965), denunció hace dos semanas ante la Guardia Civil que alguien había arrojado en el patio de su residencia un cordero negro agonizante, que finalmente murió. Balboa Buika y su esposa habían estado pasando unos días de vacaciones fuera de la localidad. Al regresar a su casa, descubrieron al animal ya muerto, con signos de haber sido previamente golpeado de manera brutal. El suceso no ha trascendido hasta este martes, cuando ha sido publicado por «Diario de Mallorca».

Balboa Buika forma parte de la coalición econacionalista MÉS y es el primer alcalde de color de la historia en Baleares. El pasado mes de junio, relevó como primer edil de Alaró a la socialista Aina Munar, en función del acuerdo suscrito al inicio del presente mandato entre el PSOE y MÉS.

Fuentes oficiales de la Guardia Civil han confirmado a ABC que los hechos que hoy han trascendido tuvieron lugar a finales de agosto y que el alcalde presentó la citada denuncia ante el cuartel de la Benemérita en el municipio de Binissalem.

El actual mandatario municipal nació en Guinea Ecuatorial cuando aún era una colonia española y vive en Mallorca desde que tenía cuatro años de edad. Ya adulto, se trasladó a vivir a Alaró en 2006. La reconocida cantante Concha Buika es hermana del político econacionalista.

Precisamente, en el pleno celebrado este martes en el Parlamento balear, los portavoces de los distintos grupos han mostrado su apoyo a Balboa Buika y han expresado su condena ante la posiblidad de que haya podido ser víctima de un acto vandálico de tipo xenófobo o racista.

En este contexto, cabe recordar que en el transcurso de las últimas fiestas patronales de Alaró, el alcalde había sufrido en la madrugada del pasado 12 de agosto un «escrache» frente a su domicilio por parte de un grupo de jóvenes que protestaban por la ausencia de música en algunos bares del pueblo. El primer edil les explicó a los congregados que dichos establecimientos no disponían de la preceptiva licencia de actividad musical. La Policía Local acudió a la casa del primer edil, pero finalmente no fue necesaria su intervención.

El hecho de que dos semanas después una o varias personas arrojasen un cordero negro ante la casa del alcalde podría estar relacionado o no con esa protesta previa. La investigación de la Guardia Civil será la que finalmente desvele todas las incógnitas que ahora plantea el caso.

Por otra parte, y sin ninguna relación con estos hechos, ha habido en estos últimos días una cierta polémica en Alaró después de que el consistorio autorizase la colocación de una pancarta con el lema «Independència Països Catalans» («Independencia Países Catalanes») en la Avenida de la Constitución. La petición había sido hecha previamente por Esquerra Republicana de Alaró, formación que con dicho cartel quería mostrar su apoyo al referéndum ilegal del próximo 1 de octubre en Cataluña.

Cabe recordar que los independentistas isleños abogan desde hace décadas por la existencia de unos supuestos Países Catalanes, que estarían conformados por Cataluña, Baleares y la Comunidad Valenciana.

El Ayuntamiento de Alaró decidió autorizar la colocación de la citada pancarta porque la solicitud había sido hecha en tiempo y forma, sin que al parecer existiera tampoco ninguna razón legal para denegar dicha petición. El cartel fue colocado el 6 de septiembre y unas horas después una o varias personas lo retiraron y se lo llevaron, hecho que denunció Esquerra Republicana en las redes sociales.