España

Granados pide al juez de la Púnica que adelante su declaración voluntaria a diciembre

El supuesto cabecilla de la trama, citado el 11 de enero, quiere aclarar hechos y colaborar

Granados, cuando declaró por vídeoconferencia en la Asamblea de Madrid
Granados, cuando declaró por vídeoconferencia en la Asamblea de Madrid - EFE

El supuesto cabecilla de la trama Púnica, Francisco Granados, no quiere esperar hasta el 11 de enero para comparecer ante el juez Eloy Velasco, a quien pretende «aclarar» todos los hechos que se le imputan, que le definirían como un político corrupto. El nuevo abogado del antiguo secretario general del Partido Popular madrileño ha presentado un escrito en la Audiencia Nacional en el que solicita que se adelante la declaración –fijada por el juez para ese 11 de enero– al mes de diciembre, según ha podido saber ABC.

El letrado de Granados ha comunicado al juez de la investigación que el 10 de enero debe asistir a un juicio en Valencia, una cita que podría dificultar su presencia en Madrid al día siguiente. Además, el abogado –el tercero que defiende a Granados– argumenta que la fecha señalada por Velasco no satisface el espíritu de la ley, que regula que un procesado que pide declarar debe ser escuchado «inmediatamente», explicaron fuentes de su defensa. El letrado alega el artículo 400 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, la que regula el proceso penal, que fija que «el procesado podrá declarar cuantas veces quisiere, y el juez recibirá inmediatamente la declaración si tuviere relación con la causa».

Comparecencia «sin límite»

Con esta declaración solicitada de forma voluntaria, Granados pretende colaborar con los investigadores y «aclarar» los hechos delictivos que le otorgan un rol principal en una trama de corrupción local y regional que colonizó administraciones públicas de regiones como Madrid, Murcia o Castilla y León, sobre todo del PP.

Para ello, el imputado –que lleva en prisión preventiva desde el 31 de octubre de 2014– tiene intención de aportar escrituras y documentación y buscará acreditar todas sus explicaciones. Esta actitud podría incluir el reconocimiento de hechos. La declaración, según ha podido saber ABC, se prevé «sin límite de tiempo», lo que puede anticipar una extensa jornada.

En esta cita Granados también pretende rebatir el principal argumento que le mantiene en situación de prisión preventiva, una medida excepcional que puede acordar un juez para evitar que un investigado que no ha sido condenado entorpezca la causa.

El lunes pasado la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional confirmó la decisión del juez de prorrogar esta situación hasta como máximo dos años más. El tribunal explicó que existe riesgo de que Granados se fugue al contar con un «elevadísimo patrimonio» oculto y citó el hallazgo de un millón de euros en casa de sus suegros, que reveló ABC hace un año. El exdirigente del PP declarará que no tiene más fondos económicos que los que ya se conocen. Además, Granados ha recordado en varias ocasiones que nunca se fugaría porque ello significaría, entre otras cosas, dejar atrás a su familia.

Imputado por delitos de blanqueo de capitales, pertenencia a organización criminal, contra la Hacienda Pública, tráfico de influencias, cohecho, malversación de fondos, prevaricación y fraude, es el único implicado en la trama Púnica que continúa en la cárcel. No será la primera vez que comparezca ante el juez: antes de ser encarcelado, Granados declaró durante más de dos horas, negó haber utilizado sus cargos políticos para influir en adjudicaciones irregulares y justificó su dinero en Suiza como ganancias privadas previas a su carrera política.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios