España

Granados declarará ante el juez de la Púnica por petición propia

El ex secretario general del PP madrileño, citado el 11 de enero, lleva más de dos años en prisión

Francisco Granados declarará a petición propia
Francisco Granados declarará a petición propia - EFE

El cerebro de la trama Púnica, Francisco Granados, declarará ante el juez Eloy Velasco el próximo 11 de enero, a las 10:00 horas, después de solicitarlo de forma voluntaria. El ex secretario general del PP madrileño, imputado por un rosario de delitos de corrupción, se encuentra en situación de prisión preventiva desde el 31 de octubre de 2014.

El juez ha citado a Granados para que declare como investigado, según informaron fuentes jurídicas. La Ley de Enjuiciamiento Criminal, la que regula el proceso penal, permite que un imputado pueda solicitar declarar voluntariamente cuantas veces lo desee. El supuesto cerebro de la trama Púnica se acogió a su derecho a no declarar cuando fue arrestado por la Guardia Civil y en su primera cita ante el magistrado.

Granados ha solicitado esta declaración justo después de que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional confirmara su permanencia en prisión preventiva durante como máximo dos años más. El tribunal acordó esta medida al considerar que existe un gran riesgo de que el antiguo número dos de Esperanza Aguirre se fugue de la Justicia debido al enorme «patrimonio oculto» del que dispone. También alegó que Granados ha tratado de entorpecer la investigación presionando a testigos e imputados.

Los jueces recuerdan la gravedad de los delitos que la investigación atribuye al ex secretario general del PP madrileño (siempre en indicios) y asegura que se ha ido «paulatinamente concretando» el riesgo de fuga y de destrucción de pruebas del cerebro de la Púnica. La razón fundamental que sostiene este riesgo es la acumulación de grandes sumas de dinero oculto por parte de Granados.

Los investigadores consideran que Granados es titular cuentas en Suiza sobre las que existe sospecha de delito de blanqueo de capitales agravado. A lo largo de su carrera política, existen indicios de que habría beneficiado a David Marjaliza, su socio y amigo de la infancia, y a otros empresarios, como José Luis Huertas, el administrador de la empresa Waiter Music, en las materias de contratación pública y urbanismo, tomando parte en una red de tráfico de influencias que también ha utilizado para su propio beneficio e intereses.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios