Una gran ola de frustración

Enfrentamientos entre manifestantes y Mossos en el parque de la Ciudadela, donde diputados constitucionalistas tuvieron que salir escoltados

Actualizado:

Siempre se ha alertado del peligro de la ola de frustración que podía generar el pinchazo de la burbuja independentista, y algo de eso se pudo ver ayer en el parque de la Ciudadela, donde se ubica el Parlament. Blindado desde primera hora de la mañana por los Mossos d’Esquadra, una concentración de la ANC a sus puertas reclamaba la investidura de Carles Puigdemont. Nada distinto, en tono y paisanaje, a las últimas convocatorias «indepes».

El giro se produjo a media tarde, cuando ya se había asumido que ni habría pleno ni investidura: fue entonces cuando, bien saltando las vallas, bien arrollando un cordon policial que se demostró insuficiente, varios cientos de manifestantes entraron en el parque y se acercaron al Palacio del Parlament.

Hubo forcejeo con los agentes, cargas, porrazos y tensión cuando los manifestantes trataron de forzar las vallas del perímetro de seguridad. Cuando la cosa amenazaba con desbordarse, la ANC lanzó un «tuit» desconvocando y mandando a la gente para casa: no sirvió de mucho. Aunque la tensión se fue reduciendo al caer la noche, algún diputado de ERC fue medio abroncado y los Mossos y los escoltas tuvieron que proteger la salida de los diputados de Ciudadanos.

No es la primera vez. El pacifismo del que presume el movimiento «indepe» enseñó ayer su faceta más áspera. Los Comités de Defensa de la República (CDR) que se hicieron famosos cuando los «paros de país», propusieron una acampada frente al parque. Frustración generalizada.

Dos detenidos

Los Mossos detuvieron ayer a dos personas durante los enfrentamientos entre manifestantes y agentes en el Parque de la Ciutadella de Barcelona, donde partidarios de Carles Puigdemont saltaron el cordón policial para protestar frente al Parlament por el aplazamiento de la sesión de investidura.

Otros 24 agentes fueron atendidos por contusiones o heridas leves, ha informado a Efe el Sistema de Emergencias Médicas (SEM).

El SEM también atendió a tres manifestantes, uno por un traumatismo leve -que fue dado de alta in situ-, otro con una contusión leve en la rodilla -trasladado al ambulatorio de urgencias de Peracamps- y otro menos grave con una fractura de clavícula, evacuado al Hospital del Mar.