España

El Gobierno tiene «contactos fluidos» con los grupos pero pide tiempo para los acuerdos

Luz verde a la renovación en los segundos niveles del equipo económico

El primer Consejo de Ministros tras la formaciónd el Gobierno, el pasado 4 de noviembre
El primer Consejo de Ministros tras la formaciónd el Gobierno, el pasado 4 de noviembre - IGNACIO GIL

Ha pasado una semana desde que los ministros tomaran posesión de sus carteras, y los teléfonos echan humo ya. Todos tienen la orden del presidente del Gobierno de hablar mucho con los grupos parlamentarios para llegar a los máximos acuerdos posibles, y las líneas de diálogo están abiertas ya en distintos frentes, según confirmó ayer el ministro y portavoz, Íñigo Méndez de Vigo. Se buscan acuerdos en el sistema de pensiones, con los interlocutores sociales, en la financiación autonómica, en Educación y en Presupuestos, pero el Gobierno pide «tiempo», porque, como recordó el portavoz, ya no tiene 186 diputados para aprobar con rapidez sus medidas, sino que debe consensuarlas y aprobarlas.

Todo el Gobierno está enfocado al diálogo: su supervivencia depende del acuerdo en esta legislatura. Y bajo ese prisma se aprobó ayer el Real Decreto sobre la estructura orgánica básica de los Ministerios, y los primeros 19 nombramientos, muchos de ellos centrado en los segundos niveles de Economía y Hacienda, que se renuevan para una etapa que La Moncloa define como «más difícil, más exigente y más parlamentaria».

Entre los nombramientos aprobados ayer destacan los de cinco secretarías de Estado, todas del equipo económico. En el Ministerio de Hacienda y Función Pública, que dirige Cristóbal Montoro, se cambian las tres. José Enrique Fernández de Moya será secretario de Estado de Hacienda, Alberto Nadal de Presupuestos y Gastos, y Elena Collado de Función Pública. El ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha hecho su primer nombramiento: Matilde Pastora, secretaria de Estado de Turismo. En el Ministerio de Economía, Luis de Guindos ha elegido a Irene garrido como secretaria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa.

Un primer paso

En Economía también se ha nombrado a Emma Navarro como secretaria general del Tesoro y Política Financiera, a Begoña Cristeto como secretaria general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa y Alfredo González-Panizo como subsecretario de Economía, Industria y Competitividad.

En este primer Consejo de Ministros decisorio se ratificó a Jorge Moragas como jefe de gabinete del presidente del Gobierno, y a María González Pico como jefa de gabinete de la vicepresidenta. Además se nombró a José María Jover Gómez-Ferrer como subsecretario de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales.

Los nombramientos en los niveles inferiores del Gobierno seguirán en las próximas semanas, aunque los secretarios de Estado que continúen en sus puestos no necesitarán ser ratificados en el Consejo. Es lo que ocurre con el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón. En el Ministerio de Presidencia, del que depende, todos dan por hecho que se mantiene. En este mismo Ministerio, que encabeza Soraya Sáenz de Santamaría, hay una nueva Secretaría de Estado, la de Administraciones Territoriales, un puesto vacante de momento.

Precisamente, en la nueva organización interna aprobada en el Consejo de Ministros destaca la distribución de funciones que se realizan entre el Ministerio de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales y el Ministerio de Hacienda y Función Pública. Este último tenía hasta ahora las competencias territoriales, dentro de «Administraciones Públicas». Fuentes de La Moncloa explicaron que Sáenz de Santamaría se ocupará de la política territorial como tal, incluida la respuesta al desafío independentista, mientras que Montoro tendrá como tareas la función pública, la administración digital y la gobernanza pública. Montoro se hará cargo de la reforma de las Administraciones.

Financiación autonómica

A la hora de negociar la financiación autonómica, intervendrá los dos: Sáenz de Santamaría en la parte política, y Montoro en la económica. Estos dos ministros tendrán también un papel protagonista, con el mismo reparto de papeles, en la negociación de los Presupuestos, y en general en la dirección de las conversaciones parlamentarias. Precisamente, el portavoz del Gobierno se mostró optimista sobre el posible apoyo del PSOE a las cuentas públicas de 2017, que el Ejecutivo quiere llevar al Congreso a finales de año con un nivel de consenso bastante avanzado. Advirtió, además, de que no tendría sentido querer bloquear la legislatura con un veto a los Presupuestos a los pocos meses de formarse el Gobierno.

En el decreto de estructura aprobado ayer, se establece el número de asesores que puede tener cada ministro. El gabinete de la vicepresidenta está integrado por un director y un máximo de nueve asesores, mientras que los gabinetes de los ministros están formados por un director y un máximo de cinco asesores. Los secretarios de Estado cuentan también con un jefe de gabinete y un máximo de tres asesores.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios