España

La gestora no tiene prisa por convocar el congreso del partido

Se plantea mantener a Hernando y López como los portavoces en Congreso y Senado

Javier Fernández
Javier Fernández - EFE

La gestora que lleva las riendas del PSOE desde ayer no tiene prisa por convocar el congreso extraordinario para elegir al sucesor de Pedro Sánchez en la Secretaría General, según señalan a ABC fuentes de la misma. «No tiene mandato temporal, solo convocar el congreso», lo cual quiere decir que este no será hasta bien entrado 2017. Hay que tener en cuenta que, ahora mismo, la prioridad es reunir otro Comité Federa y aprobar la línea política a seguir, es decir, decidir de una vez si el PSOE se abstiene o no en otra investidura de Mariano Rajoy.

Eso lleva el calendario congresual ya a 2017 y según diversas fuentes habrá que medir muy bien cuando se convoca porque las heridas en el partido tras el adiós de Sánchez son muy grandes y tardarán en cicatrizar. A Susana Díaz, situada en todas las quinielas como la favorita como próxima secretaria general socialista, no le interesa un cónclave inmediato por dos razones: primero, necesita que se borre en buena parte de la militancia la imagen de cabeza visible en la maniobra de defenestración de Sánchez; y segundo, la presidenta andaluza no es diputada. Es decir, necesita ganar tiempo como sea para que no le salgan competidores en las primarias que sí lo sean, caso del exlendakari Patxi López y del diputado Eduardo Madina.

De momento, no parece que vaya a haber una nueva reunión del Comité Federal este sábado. Hoy se reunirá la comisión gestora bajo la presidencia del asturiano Javier Fernández y empezará a tomar sus primeras decisiones. Luego, Fernández comparecerá en rueda de prensa para informar.

Según algunas fuentes, la idea inicial es no tocar mucho los grupos parlamentarios, lo cual supondría que Antonio Hernando seguiría al frente del Grupo Socialista del Congreso y Óscar López en el del Senado. «El tiempo político que se avecina», explica un dirigente socialista en alusión a la gestión parlamentaria de la más que previsible abstención del PSOE en otra investidura de Mariano Rajoy aconseja no hacer mudanzas. Pero no está claro que esa decisión vaya a ser fácil, como lo demuestra que dos de los tres vocales «sanchistas» en la gestora, el secretario de Organización del PSOE de La Rioja y «mano derecha» de César Luena, Francisco Ocón, y el expresidente balear Francesc Antich hayan advertido ya que van a llevar a ese órgano la necesidad de «dar voz a la militancia» si hay un intento de cambiar el «no» de Sánchez a Rajoy por una abstención.

A diferencia de Ocón y Antich, otra integrante del órgano encabezado por Fernández, la extremeña Ascensión Godoy, del sector que el sábado se levantó contra Pedro Sánchez y su intento de celebrar un congreso exprés, defiende que sea el Comité Federal, que «representa a todos los militantes», el que decida la postura que tendrá que adoptar el partido. Y desde Extremadura, su presidente, Guillermo Fernández Vara, apeló a que las decisiones de futuro se plantearán en las próximas semanas en el Comité Federal «como siempre pensando primero en España, luego en el PSOE y, después, en nosotros». Contra una abstención que facilite la investidura de Rajoy se han pronunciado diferentes portavoces y líderes autonómicos.

Según el secretario general del PSOE de Toledo, Álvaro Gutiérrez, el secretario regional del partido y presidente regional, Emiliano García-Page, está al igual que los socialistas castellanomanchegos «en el no a Rajoy y a un gobierno con independentistas».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios