Alberto Garzón y Pablo Iglesias en un acto en julio de 2016
Alberto Garzón y Pablo Iglesias en un acto en julio de 2016 - AFP
Podemos

Garzón reprocha a Iglesias su relato ambiguo en Cataluña

Podemos señala ahora a la prensa como uno de los factores de su pinchazo electoral

MadridActualizado:

Hasta ayer, el 27 de noviembre era la última vez que la dirección de Podemos se había reunido para analizar la actualidad política. 44 días después, y con unas elecciones históricas celebradas en Cataluña de por medio, los de Iglesias se volvieron a reunir. La ejecutiva tuvo tiempo de analizar los resultados de unos comicios en los que la candidatura a la que pertenecen, Catalunya en Comú-Podem, perdió tres escaños y 40.000 votos respecto a las elecciones catalanas de 2015. Sin embargo, admiten que todavía no tienen una respuesta clara sobre las causas de su pinchazo.

Quien sí la tiene es el coordinador federal de Izquierda Unida y socio de Iglesias, Alberto Garzón. En un análisis que presentará ante la coordinadora federal de su partido el próximo sábado, Garzón defiende que la candidatura de Catalunya en Comú-Podem «ha mantenido una posición política correcta y adecuada durante la campaña electoral, con un candidato excelente como Xavi Domènech, acentuando el conflicto de clase y la cuestión social». Sin embargo, matiza, «el cambio de acento se ha producido demasiado tarde y sin la existencia de un relato homogéneo mantenido en el tiempo». Por ello, el líder de IU advierte en su análisis de que «no se trata solo de situar la cuestión social encima de la mesa sino también de ofrecer una propuesta clara y en positivo a la cuestión territorial y que todo ello sea coherente en el tiempo».

En Podemos, en cambio, siguen «dándole vueltas a los resultados. A los nuestros y a los de los demás». A juicio del secretario de Organización de la formación, Pablo Echenique, es «demasiado pronto para valorar las causas» de la pérdida de apoyos de Podemos en Cataluña. Sin embargo, y a pesar de no tener un análisis definitivo de los resultados, el número dos de Podemos sí que admitió «un hecho, y es que los ciudadanos han decidido situar a Catalunya en Comú en la oposición».

También se aventuró Echenique a explicar sucintamente una serie de causas que explican su batacazo, y que formarán una parte vital en el debate que tendrá lugar en el Consejo Ciudadano Estatal -el máximo órgano entre asambleas- que los de Iglesias celebrarán el próximo sábado.

La «barrera mediática»

Entre estas causas, señaló el «marco de polarización» del que Podemos ya se quejaba antes de los comicios. «Parece que los ciudadanos han tendido a votar a uno de los dos polos, el del 155 o el de los independentistas; que en Cataluña hay un voto dual es algo que ya vimos en buena medida en las autonómicas de 2015», explicó. Fruto de este «contexto polarizado» radica a su juicio la «dificultad de que los mensajes que uno quiere transmitir a la ciudadanía lleguen con éxito». Y es ahí donde el número dos de Podemos señaló a los medios de comunicación como una de las partes responsables del fracaso de su estrategia comunicativa de cara al 21-D.

«No es un trabajo en el que dependa todo de nosotros, también depende de los profesionales del periodismo, de los temas que interesen legítimamente a los medios de comunicación y también de los otros actores políticos», argumentó Echenique. Uno de los objetivos públicos de la formación desde hace tiempo es el del sacar del foco mediático la cuestión catalana, incómoda para los de Iglesias, en favor de una «agenda social que hable de los problemas cotidianos de la gente». «Aunque Iglesias vaya a Cataluña a hablar en un mitin sobre la necesidad de multar a las eléctricas cuando incumplen la ley y a denunciar que fomentan la pobreza energética, esa parte del mensaje que se emite con potencia, con intención, acaba por no llegar a la gente y no la vemos publicada por el uso legítimo de la libertad de prensa», insistió Echenique.

«No hemos sabido superar esa barrera», añadió como única autocrítica. «Debatimos cada día la manera de situar en la agenda de nuestro país otras cosas que no tengan que ver con rumores sobre qué va a hacer el señor Puigdemont para ser investido».

El objetivo, «echar a Rajoy»

Más allá de las posibles causas, el fracaso electoral en Cataluña y la caída en picado de Podemos en las encuestas ha obligado al partido a redefinir su rumbo de cara a 2018. Por eso, según anunció Echenique,Iglesias está trabajando en un informe para marcar las líneas estratégicas de la formación. Este informe se someterá a debate el próximo sábado en el Consejo Ciudadano Estatal. Aunque se busca redefinir la estrategia, la portavoz de la Ejecutiva del partido, Noelia Vera, adelantó que el principal objetivo «seguirá siendo echar a Mariano Rajoy de La Moncloa». «Para llevar a cabo una agenda social hay que echar a Rajoy, ese va a ser siempre el objetivo», aseguró Vera, que no obstante destacó la necesidad de «analizar en profundidad lo que ha pasado en 2017».