Curri Valenzuela - ChispasSeguir

El futuro de España depende de vascos y gallegos Curri Valenzuela

Algo más de cuatro millones de gallegos y vascos van a decidir hoy el futuro de todos los españoles aunque muchos de ellos crean que solo están eligiendo quiénes van a gobernar sus comunidades autónomas durante los próximos cuatro años, ignorantes de que la novena parte del censo electoral nacional tiene en su mano tanto poder.

De los resultados que nos lleguen esta noche desde Santiago y Bilbao va a depender casi con toda seguridad si vamos a unas terceras elecciones en diciembre, con lo que ello supone de prejuicio para la marcha de la Economía, con una prórroga de los Presupuestos Generales del Estado de este año que solo permitirá una mínima subida de las pensiones y los sueldos de los funcionarios, escasas inversiones en infraestructuras, una fuerte sanción de la Unión Europea que exigirá nuevos recortes en servicios básicos y una huída de inversores internacionales que están pendientes de si España vuelve a ser o no un país fiable.

Un gran descalabro del Partido Socialista en ambas comunidades, como el que pronostican las encuestas, supondría la última posibilidad de que los responsables autonómicos del PSOE hagan frente a su secretario general en el Comité Federal del 1 de octubre para conseguir la abstención de suficientes socialistas en la investidura de Mariano Rajoy unos días después, ya en tiempo de descuento de la aprobación de los Presupuestos que Cristóbal Montoro tiene preparados y guardados en un cajón del ministerio de Hacienda.

Por el contrario, si Podemos y sus aliados registran una bajada importante respecto a las últimas citas electorales el PSOE se verá animado a arriesgarse a nuevas generales en diciembre con la esperanza de mejorar sus expectativas de ser capaces de formar un gobierno de izquierdas tras dos intentonas fallidas. Pedro Sánchez quedaría reforzado, una posibilidad real como la vida misma aunque sea ignorada por miles de vascos y gallegos que solo estarán pensando cuando acudan hoy a votar que su papeleta solo tiene que ver con el futuro de sus escuelas, sus hospitales o sus servicios sociales.

Nadie duda de que una sonada mayoría absoluta de Alberto Núñez Feijóo en Galicia sería como un bálsamo milagroso para Rajoy por su doble condición de gallego y presidente del PP que ha participado muy activamente en esta campaña. Quienes todavía confían, no se sabe muy bien por qué, que pase el testigo a otra figura de su partido para hacer más fácil la investidura tendrán que callar para siempre.

Curri ValenzuelaCurri Valenzuela
Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios