Joaquim Forn
Joaquim Forn - EFE

Forn se desvinculó ante el juez de los papeles relacionados con el 1-O que los Mossos querían quemar

El exconsejero se desentendió de esta actuación de la policía catalana y añadió que «en ningún momento» hubo seguimientos a políticos. También negó que hubiera querido crear un ejército catalán

MadridActualizado:

El exconsejero de Interior de la Generalitat Joaquim Forn se desentendió del contenido y la decisión de los Mossos d'Esquadra de quemar documentos en un incineradora cuando el pasado 11 de enero el fiscal del Tribunal Supremo le preguntó sobre este hecho, revelando que eran documentos relacionados con la Consejería de Economía y Hacienda y también con el referéndum del 1 de octubre.

Según el audio del interrogatorio a Forn, al que ha tenido acceso Europa Press, el fiscal se interesó por la actuación el 26 de octubre de la Policía Nacional, que sorprendió a los Mossos cuando intentaban quemar en una incineradora de Sant Adrià de Besòs (Barcelona) documentos transportados en varios vehículos.

«Lo conocí por los medios de comunicación«, responde Forn al respecto. El fiscal le pregunta a continuación: «¿Consintió usted este traslado de documentos?». El entonces consejero de Interior responde con un 'no' rotundo. «Ni se me informa», enfatiza ante la insistencia del representante del Ministerio Público.

El fiscal en ese momento precisa: «Eran documentos relativos a la Consejería de Economía y Hacienda, la asaltada el día 20", dice sobre las protestas de grupos de independentistas el 20 de septiembre ante la actuación ordenada por el Juzgado de instrucción 13 de Barcelona, «y además relacionados con el referéndum del 1 de octubre, 20 dossiers».

El mismo 26 de octubre, tras varias horas de tensión ante la negativa inicial de los Mossos de entregar los documentos a la Policía, que pidieron autorización a la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, la policía catalana emitió un comunicado en el que defendía que la práctica de quemar documentos es «ordinaria y habitual».

Los Mossos aseguraron que la mayor parte del material intervenido era documentación administrativa relacionada con miembros de la policía catalana de la que había copia en soporte digital. Señalaban que había «informes policiales y documentación diversa», sin aclarar si estaba relacionado con el 1-O.

A preguntas del fiscal, Forn dijo que desconocía esta actuación concreta de los Mossos. Además, aprovechó para añadir que, estando ya encarcelado en Estremera, oyó por televisión que a partir de esa documentación se había dicho que hubo seguimientos al líder del PP catalán, Xavier Albiol, y al delegado del Gobierno, Enric Millo.

«Le puedo decir rotundamente que, en ningún momento, esta información es verdadera», defendió Forn. «De hecho», continuó, «al cabo de unos días el Ministerio del Interior desmintió esta información que a mí me dolió».

Reuniones con Pérez de los Cobos

Durante este interrogatorio, Forn también explica que el día 1 de octubre, coincidiendo con el referéndum suspendido por el Tribunal Constitucional, estaban previstas cuatro reuniones de coordinación de los diferentes cuerpos policiales y que el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, alto cargo del Ministerio del Interior que asumió el papel de coordinador, las desconvocó.

Según lo acordado previamente, la primera reunión se tenía que celebrar a las nueve de la mañana del 1 de octubre. A la cita, según Forn, sólo acudieron los Mossos d'Esquadra y cuando se comunicó la situación a Pérez de los Cobos «dijo que se habían olvidado de la reunión y que el resto de reuniones quedaban desconvocadas».

«Esto nos dolió porque eran reuniones importantes de coordinación. ¿Existía coordinación? Sí, pero no al nivel más alto», lamentó Forn, que defendió que los Mossos cumplieron todas las resoluciones de la justicia.

Quien fue concejal del PDeCAT en Barcelona aseguró que «en ningún momento preveía que pudiera haber ningún tipo de violencia» el 1-O y reprochó la forma en la que se desplazaron los efectivos de la Policía Nacional y la Guardia Civil a Cataluña, al entender que no ayudaba a la convivencia los gritos de ciudadanos de «a por ellos».

Forn negó que se propusiera convertir a los Mossos en una fuerza armada: «En ningún momento he jugado a los soldados ni a hacer ejércitos», aseguró ante el magistrado del Supremo.