La viuda y la hija menor de Publio Cordón, en noviembre del pasado año
La viuda y la hija menor de Publio Cordón, en noviembre del pasado año - MAYA BALANYA

La familia de Publio Cordón pide al Supremo que aprecie homicidio

Recurre la condena de la Audiencia Nacional a los dos grapos que retuvieron a Cordón

MadridActualizado:

La familia de Publio Cordón reclama al Tribunal Supremo que aprecie un delito de homicidio en el cautiverio mortal del empresario, al que los Grapo secuestraron el 27 de junio de 1995. En un recurso de casación, la defensa de la familia solicita al Alto Tribunal que los terroristas José Antonio Ramón Teijelo y María Victoria Gómez sean considerados autores de homicidio por omisión y de estafa, además de detención ilegal, el único delito por el que les condenó la Audiencia Nacional.

En el escrito, presentado el pasado miércoles 7 de febrero y al que ha tenido acceso ABC, la familia del empresario residente en Zaragoza argumenta que la confesión del grapo arrepentido Silva Sande, que reconoció que los terroristas dejaron morir a Cordón cuando estaba herido, y la declaración de fallecimiento del empresario justifican la condena por homicidio.

El letrado que representa a la familia, Juan Carlos Rodríguez Segura, explica que la Audiencia Nacional debería haber dado credibilidad en su totalidad al relato de Sande, si lo utiliza para condenar a Teijelo y Victoria por la custodia de Cordón. «Si ciertos son los hechos de cómo se produce el secuestro y el cautiverio, cierto es el hecho de la muerte y posterior traslado a un sitio que no ha sido posible determinar para hallar el cuerpo», señala el recurso de casación.

La Audiencia Nacional condenó a 30 años de prisión a los dos grapos, con un límite legal de 20, al considerar probado que ambos retuvieron de forma ilegal a Cordón en un chalet con jardín en la ciudad francesa de Lyon. Se hicieron pasar por el matrimonio Monforte para alquilar la vivienda. El tribunal apoyó su decisión en el testimonio de Sande, que aseguró que ambos custodiaron a Cordón. Los dos condenados negaron los hechos y no desvelaron dónde está el cuerpo, aunque el tribunal dice que ellos saben dónde está.

La carta de Sande

La familia de Cordón ataca el argumento que empleó la Audiencia para descartar el homicidio. Los magistrados alegan que falta «un elemento objetivo que corrobore» el relato de Sande y se agarran a una carta que envió el grapo una vez que había finalizado el juicio, en el que fue testigo. Según los jueces, Sande cambiaba de versión en la misiva y situaba el cuerpo en los Pirineos, en lugar de la zona montañosa de Mont Ventoux, en los Alpes.

El letrado alega que esa carta no es válida como prueba porque no formó parte del juicio oral y no pudo, por tanto, ser sometida al debate entre las partes, lo que genera indefensión a la familia. Explica además que no «pone en duda el hecho de la muerte, solo el lugar del enterramiento». La familia cita otras sentencias en las que la justicia condenó por asesinato u homicidio a pesar de la ausencia del cadáver, como los casos de Marta del Castillo o José Bretón. «No sé puede usar el eufemismo de desaparecido por el de muerto».

«Con los datos en poder de la Sala no es posible en modo alguno, ni negar la muerte de Publio Cordón ni negar que fuera enterrado en lugar no determinado para poder cobrar el rescate», argumenta el abogado. Ante un recurso de casación, el Supremo no puede cuestionar los hechos probados por el tribunal que juzgó los hechos, pero si puede valorar si la calificación jurídica de éstos es la adecuada. El cuerpo nunca se ha encontrado: los grapos no han detallado el lugar exacto.

La familia, que abonó a los terroristas un rescate de 300 millones de las antiguas pesetas pensando que Cordón seguía vivo, también pide que se condene a los dos terroristas por estafa agravada, pues Teijelo y Victoria participaron en el engaño.

Tampoco existe ningún motivo que justifique la limitación del cumplimiento de la condena a 20 años, denuncia el abogado de las víctimas. El recurso señala que ese tope legal, establecido en el Código Penal de 1995, no es aplicable a los grapo porque el secuestro mortal de Cordón se rige por el Código Penal de 1973. Tanto Teijelo como Victoria se encuentran ya en prisión por pertenencia a los Grapo.