REUTERS

Fallece el expresidente del Tribunal Supremo Carlos Dívar

El también expresidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha muerto esta madrugada en Madrid a causa de una enfermedad

MADRIDActualizado:

El expresidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) Carlos Dívar ha fallecido esta madrugada en Madrid a causa de una enfermedad, según han informado a Efe fuentes del alto tribunal.

Dívar (Málaga, 1941) fue nombrado en 1980 magistrado de la Audiencia Nacional y luego pasó a ser presidente de este tribunal de 2001 hasta 2008, cuando fue elegido presidente del Supremo y del CGPJ, cargos que ostentó hasta que dimitió en 2012.

Dívar ingresó en la carrera judicial en 1969, tras estudiar Derecho en la Universidades de Deusto y Valladolid. Ejerció como juez de instrucción en Castuera (Badajoz), Durango (Vizcaya) y Orgaz (Toledo). En 1979 obtuvo destino como magistrado en San Sebastián, donde pasaría apenas un año.

A partir de 1980 sirvió en el Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional como juez de instrucción. Fue elegido Presidente de la Audiencia Nacional por el CGPJ en 2001, por un periodo de 5 años y en 2006 fue reelegido para el mismo cargo por unanimidad del Consejo.

En 2003, cuando todavía era Presidente de la Audiencia Nacional, la banda terrorista ETA colocó un coche bomba en el recorrido de su casa a la Audiencia nacional, pero evitó el atentado al realizar un trayecto distinto.

Después de un acuerdo alcanzado entre el Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español, fue elegido por unanimidad como Presidente del CGPJ.

Durante su presidencia, el Consejo General del Poder Judicial acordó la suspensión cautelar de Baltasar Garzón como juez de la Audiencia Nacional. Esta decisión se produjo después de que el magistrado instructor del Tribunal Supremo, Luciano Varela, acordara la apertura de juicio oral contra Garzón por presunta prevaricación por la decisión de declararse competente para investigar los crímenes de la represión franquista desde su juzgado de la Audiencia Nacional.​

Dimitió en junio de 2012 al destaparse un presunto escándalo de pretendida malversación de caudales públicos. El motivo fue una serie de viajes realizados a Marbella, pagados con dinero público y no justificados. La Fiscalía del Tribunal Supremo no consideró delictiva su actuación, pero su figura quedó muy tocada y Dívar presentó su dimisión.