España

El exjefe militar de ETA se enfrenta a 3.498 años de cárcel por el atentado contra una casa cuartel

El ataque a la Guardia Civil, en el que resultaron heridas 145 personas, se produjo en Burgos en abril de 2009

Dibujo del banquillo de los acusados de un juicio de 2013, en el que, entre otros, se sientan Mikel Carrera «Ata» o Garikoitz Azpiazu «Txeroki»
Dibujo del banquillo de los acusados de un juicio de 2013, en el que, entre otros, se sientan Mikel Carrera «Ata» o Garikoitz Azpiazu «Txeroki» - AFP
SERVIMEDIA Madrid - Actualizado: Guardado en:

Mikel Kabikoitz Carrera Sarobe, conocido como «Ata», se enfrenta a una pena de 3.498 años de cárcel, cifra récord en la historia judicial de ETA, por ordenar el atentado de la banda terrorista ETA contra la casa cuartel de la Guardia Civil de la Avenida de Cantabria, en Burgos. La Fiscalía pedirá para él 24 años de prisión por cada uno de los 145 asesinatos en grado de tentativa y otros 18 por un delito de estragos en el juico que comenzará en la Audiencia Nacional el próximo lunes.

«Ata« era el jefe militar de la banda terrorista en el momento de producirse el atentado, el 19 de abril de 2009. La Fiscalía le considera el responsable de ordenar la colocación de una furgoneta con 700 kilos de amonal en las inmediaciones de la casa cuartel.

Las autoridades francesas entregaron de forma temporal a la Justicia española al exjefe de ETA el pasado 8 de marzo para que sea juzgado por este atentado que causó 145 heridos leves e importantes daños en el edificio en el que en ese momento había 42 hombres, 35 mujeres y 41 niños.

Carrera cumple en Francia dos cadenas perpetuas por el asesinato en 2010 del gendarme galo Jean-Serge Nérin y los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero, en Capbreton, en 2007. Por este mismo atentado ya fueron juzgados y condenados los miembros del comando Otazua, Daniel Pastor, Iñigo Zapirain y Beatriz Etxebarria, para los que el ministerio público solicitaba la misma pena que ahora pide para Ata, pero que acabaron siendo condenados a 3.860 años, porque la Audiencia Nacional incluyo a 15 víctimas más.

«Atentar contra el mayor número de personas»

Según el relato de los hechos que hace el fiscal, el jefe del aparato militar de ETA sería el responsable de ordenar el atentado al tener «bajo su mando directo» al comando Otazua. Los miembros del comando se reunieron con Ata en Francia y después se trasladaron a Burgos para recabar información sobre la casa cuartel, las furgonetas habituales por la zona y las zonas de estacionamiento en los alrededores.

Su intención, dice el escrito de acusación, era «atentar mortalmente contra el mayor número de personas». El 10 de abril de 2009, los terroristas robaron una furgoneta en la localidad francesa de Pevrat, la pintaron y le colocaron matrículas con el mismo número que el que tenía la de un vecino de Burgos. La cargaron con 700 kilos de amonal y la aparcaron en la parte de atrás del cuartel. El artefacto, que contaba con un sistema temporizado para la activación de la carga explosiva, estalló a las cuatro de la madrugada del 29 de julio, cuando los terroristas ya estaban en Bilbao.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios