Carlos Jiménez Villarejo, en una imagen de archivo
Carlos Jiménez Villarejo, en una imagen de archivo - JUAN CARLOS SOLER

El exfiscal Villarejo carga contra Iglesias por llamar «presos políticos» a los cargos catalanes detenidos

El exeurodiputado de Podemos critica a Echenique por afirmar que la ultraderecha «lideró» la manifestación del 8-O

MadridActualizado:

El exfiscal Anticorrupción y exeurodiputado de Podemos, Carlos Jiménez Villarejo, ha cargado contra el secretario general del partido morado, Pablo Iglesias, por tachar de «presos políticos» a los cargos públicos de Cataluña que fueron detenidos durante el operativo relacionado con el referéndum del 1 de octubre. Asimismo, ha lamentado los «disparates» que, a su juicio, hace la formación «habitualmente».

Así lo ha manifestado en una entrevista en Onda Cero, en la que ha censurado la «ligereza y falta de responsabilidad» con la que hablan todos los dirigentes políticos y en la que ha señalado directamente esas palabras de Iglesias: «Le recordé (a Iglesias) que, pese a ser profesor de Universidad, lo poco que sabía se le ha debido de olvidar», ha afirmado, apuntando que en el año 1976 —ya en la transición— «se produjeron más de 4.000 detenciones de ciudadanos por el ejercicio de derechos fundamentales».

También ha dicho sentir una «profunda pena y tristeza» por las palabras del secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, en las que afirmaba que la ultraderecha «lideró» la manifestación del pasado domingo en Barcelona a favor de la unidad de España.

En este sentido, ha reivindicado el «honor» que él siente por haber acudido a esa concentración en representación de «un pequeño grupo político» de «izquierda no nacionalista»: «Señor Echenique, mírenos a la cara a todos y conozca nuestra historia», ha exigido.

El exeurodiputado de Podemos ha explicado que entre los asistentes a la manifestación promovida por Sociedad Civil Catalana (SCC) había personas «de la derecha, personas de centro y personas de la izquierda». Y ha recalcado que las personas de la izquierda que acudieron eran «sobre todo» personas «no dispuestas a generar ningún tipo de frustración»: «No van a pactar nunca con un nacionalismo y mucho menos con el nacionalismo reaccionario y de signo fascista como es el nacionalismo catalán», ha reprochado.

Comportamiento «totalitario»

Por otro lodo, ha hablado sobre los líderes independentistas, a quienes se ha referido como «aficionados de mala fe» que «se atreven a hablar de Estado de excepción» y a quienes ha querido señalar que, a su juicio, «Cataluña, a lo largo de su historia vinculada a España, nunca ha tenido tanta libertad como ahora».

De esta forma, ha negado que Cataluña vaya a independizarse, aunque ha admitido que imaginarlo le da «pánico» y le produce un «verdadero escalofrío» a cualquier demócrata. Además ha señalado que la ley bajo la que se regiría un Estado catalán es una «norma de carácter totalitario» lo que llevaría a su ciudadanía a vivir en una «tiranía o una especie de anarquía».

Asimismo se ha posicionado sobre la actuación del Gobierno de Mariano Rajoy ante la posibilidad de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, declare la independencia de forma unilateral: «Si se produce una votación en un sentido determinado a favor de la independencia, no es que solo quepa la intervención del Tribunal Constitucional, previo a los recursos pertinentes, sino la del Estado a través del artículo 155».

Eso sí, ha matizado que «se puede utilizar» de una forma «muy razonable, discreta y proporcionada» mientras el hipotético Estado independiente «no tome forma y sea algo más serio de lo que es una mera declaración formal en un Parlamento» y ha añadido que una declaración sin votación «equivale a nada».