CASO MANOS LIMPIAS

La estrategia de Negrete: reconocer «errores», no delitos

El juez Pedraz decide hoy miércoles si le retira el pasaporte, como solicitó ayer el fiscal tras la declaración de la abogada como imputada por su pertenecia a la «organización criminal» de Ausbanc y Manos Limpias

Negrete acudió a declarar a la Audiencia Nacional con un escolta
Negrete acudió a declarar a la Audiencia Nacional con un escolta - IGNACIO GIL

La abogada de Manos Limpias declaró este martes durante dos horas ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, que la está investigando por extorsión, amenazas y pertenencia a la organización criminal que conformaban el pseudosindicato y Ausbanc.

La parte central del interrogatorio versó sobre cómo Virginia López Negrete se alió con Luis Pineda, presidente de Ausbanc, para conseguir imputar en el caso Nóos a un directivo del BBVA, Antonio Ballabriga, para después chantajear al banco, un caso desvelado por ABC el pasado abril.

La letrada acudió a la Junta de Accionistas de la entidad del año 2013 y, en su intervención, presionó al banco asegurando que Ballabriga, jefe de Responsabilidad y Reputación Corporativa del BBVA, iba a ser imputado en el caso Nóos. Negrete reconoció que fue en el mismo avión que Pineda y que se alojó en el mismo hotel, pero que quien le ordenó intervenir no fue Pineda, sino Miguel Bernad, su jefe en Manos Limpias. Preguntada por qué pidió la imputación de Ballabriga en los juzgados de Palma un día antes de la junta, respondió que fue «una casualidad». Ante las evidencias, sí reconoció que no fue «acertado» acudir a Bilbao: «Posiblemente fue un error asistir», dijo.

Ballabriga había sido desimputado por el juez Castro meses antes, por lo que las acusaciones preguntaron por qué no había pedido la reimputación en ese tiempo y esperó hasta la la celebración de la junta. Lo justificó diciendo que unos correos entregados por Diego Torres, socio de Iñaki Urdangarin, revelaban nueva información, pero según las fuenets consultadas por ABC, esos correos se aportaron antes de que el juez Castro decidiera retirar la imputación a Ballabriga.

La estrategia de Negrete pasa por reconocer algunos hechos que «son verdad» e «intentar demostrar que no son delito», sino «errores», según las fuentes consultadas por ABC. Por otro lado, la abogada siguió desmarcándose de Manos Limpias, sindicato al que define como «mi cliente», pese a que los informes de la Udef certificaron que formaba parte de la organización, en la que desempeñaba «un importante papel».

Compungida

En un momento del interrogatorio, la letrada se mostró compungida, al borde las lágrimas, porque, según dijo al juez Pedraz, «sufrió mucho» durante la instrucción y juicio del caso Nóos y se sintió «sola».

Negrete ha respondido, además de al juez y al fiscal Daniel Campos, al resto de acusaciones -el BBVA, personado como acusación particular, y Podemos, acusación popular-, pero se negó a contestar a los abogados que defienden a los cabecillas de la trama, Pineda y Bernad. De esta forma quiso lanzar un mensaje: ponerse a disposición de las acusaciones y desmarcarse del resto de imputados.

En cuanto a las negociaciones para retirar la acusación a la Infanta Cristina a cambio de entre dos y tres millones de euros, López Negrete negó haber recibido oferta alguna en ese sentido. Por último, Pedraz quiso interrogarla por la apropiación indebida de más de cien mil euros de Manos Limpias provenientes de los estafados de Afinsa -también desvelada por ABC-, que el magistrado asumió este lunes. Por ser tan reciente la inhibición del Juzgado de Instrucción 18 de Madrid, la defensa de Negrete solicitó ser citada más adelante y el juez aceptó.

Tanto el fiscal como las acusaciones del BBVA y Podemos pidieron que se le prohíba salir del país y comparecencias quincenales en el juzgado. Pedraz comunicará este miércoles su decisión.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios