Gabriel Rufián, mostrando unas esposas ante el Congreso
Gabriel Rufián, mostrando unas esposas ante el Congreso - JAIME GARCÍA

Esposas en el Congreso y soflamas a golpe de tuit: así se ha convertido Rufián en el diputado más polémico

Intervenciones agresivas y teatrales son la seña de identidad del diputado más polémico del hemiciclo

Actualizado:

A golpe de tuit o portando una camiseta polémica. Incluso, mostrando al hemiciclo una impresora o unas esposas. Gestos que acompañan a las fervientes, y agresivas en el tono, intervenciones de Gabriel Rufián en el Congreso de los Diputados. Una seña de identidad que ha hecho del portavoz adjunto de ERC el diputado más polémico del hemiciclo.

El 13 de septiembre de 2017 Rufián se dirigió a la vicepresidenta del Gobierno impresora en mano. Una acción inusual, pero que se enmarcaba en pleno órdago secesionista por la convocatoria del referéndum ilegal del 1 de octubre. El Gobierno había iniciado las investigaciones en torno a los preparativos de la consulta. Al tomar la palabra, el republicano señaló que estaba acompañado por «una humilde Samsung republicana» que era «el cuerpo del delito». Tras la «presentación», continúo con tono jocoso su discurso. «No imprime billetes de 500», apostilló. «Dejen de perseguir impresoras, hagan campaña por el 'no' y persigan corruptos o ladrones», instó en parlamentario.

Una acción que encontró respuesta desde el otro lado de la bancada. Soraya Sáenz de Santamaría contestó al diputado de Esquerra, a quien indicó que podía «traerse puesto lo que le venga en gana». «Puede traerse incluso la impresora para enseñarnos a hacer manualidades para fabricarse el referéndum en casa», añadió.

Pero aquella salida de tono de Rufián no es la única que ha protagonizado ante el Congreso. El 15 de noviembre, el diputado catalán lucía una camiseta con los rostros de los miembros del Govern cesado que estaban en prisión. Un gesto al que acompañó con unas esposas que guardó en su atril hasta su intervención. Al tomar la palabra, Rufián sacó el objeto para increpar al ministro del Interior José Ignacio Zoido. «Míreme, ¿sabe qué es eso?», espetó. «Ya sé que a algunos les gustaría verme con ellas», prosiguió. El parlamentario cerró su intervención con un provocador «han hecho de las cárceles nuestra pesadilla, le aseguro que haremos de las urnas las suyas. Nos han molido a palos pero le aseguro que les moleremos a votos. Espero ver a un tal M. Rajoy con una de estas». Una actuación por la que Ana Pastor citó al diputado en su despacho para recordarle que se ajustase a la normativa de la Cámara Baja.

El carácter combativo de Rufián traspasa las pantallas. El político aprovecha su perfil de Twitter para lanzar soflamas en contra de otros. Sonado fue su intercambio de mensajes con Arturo Pérez-Reverte, quien dijo en una intervención en LaSexta Noche «creo que a Rufián le pegaban en el colegio». La respuesta del político, que acusó al escritor de frivolizar con el bullying, no se hizo esperar.

No es la única ocasión en la que escritor y político se carean en la red social.

El diputado catalán también usa su red social, donde se puede ver una petición por «la libertad de los presos políticos» para compartir su visión de la política nacional: