España

Errejón intenta quitar hierro a su pelea con Iglesias y Montero reconoce un debate sobre la relación con el PSOE

En Marea afea la actitud de ambos porque «quizás no es el momento más adecuado» para que aireeen sus diferencias

El portavoz de Podemos en el Congreso, Íñigo Errejón - Jaime García

La guerra abierta ayer entre el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y su número dos, Íñigo Errejón, a través de Twitter ha vuelto a colocar al partido en una posición delicada y esta vez a menos de una semana de una importante cita electoral: las elecciones vascas y gallegas.

Para minimizar el impacto del nuevo choque entre las dos facciones que conviven en Podemos, uno de sus protagonistas, Errejón, ha intentado quitar hierro al asunto admitiendo que «discutimos de política y abierto» ya que «somos compañeros».

Según el número dos del partido es precisamente en campaña electoral cuando es «buen momento» para demostrar las «diferencias entre los distintos partidos» y ha subrayado que su formación es la alternativa «para traer aire fresco a las instituciones» de Galicia y el País Vasco.

Sin embargo, a puerta cerrada, fuentes cercanas a Errejón admiten que la discusión vía Twitter se les fue de las manos y que ha tenido una repercusión que no esperaban, culpando del inicio de la misma directamente a Pablo Iglesias. «Él empezó todo al hablar de la estrategia del partido en un mitin político (ayer en Galicia). A los mítines se va a hablar de los problemas de los ciudadanos y no de la estrategia interna del partido», argumentan.

De esta misma manera parece verlo la confluencia gallega de Podemos, la que puede verse en este momento más afectada por la pelea pública de Iglesias y Errejón.

Así, la portavoz de En Marea en el Congreso, Alexandra Fernández, ha considerado a Ep que el pulso «legítimo» que mantienen Errejón e Iglesias debería «quedarse en Podemos» y resolverse de manera interna, considerando que En Marea, como «sujeto político propio», debe quedar al margen de los problemas internos de Podemos. Desde el equipo de Errejón se ha lamentado que Iglesias que hiciese estas declaraciones en plena campaña, ironizando sobre «lo contentos que estarán» los candidatos en Galicia. Otros colaboradores de Errejón criticaron en privado el tono del comentario en Twitter que realizó ayer Monedero.

«Respetamos ese debate, pero tenemos los pies y la cabeza en las decisiones que tiene que tomar En Marea», remachó, reflexionando que «quizás no es el momento más adecuado» para que ambos políticos aireen de manera tan cruda sus diferencias, dada la cercanía de las elecciones vascas y gallegas.

Tampoco se mostró satisfecho por la pelea pública de los dirigentes de Podemos el portavoz de su confluencia catalana -la mayor de todas- En Comú Podem. Antes de entrar a la reunión de la Junta de Portavoces, Xavi Domènech ha admitido que «el impacto mediático quizá no era esperado, debemos tener un debate responsable en este sentido».

Aún así, ha intentado quitar trascendencia a la polémica haciendo hincapié en que el debate interno a cuenta de la estrategia a seguir no se abrió ayer sino que está abierto desde el pasado 26 de junio, cuando la coalición Unidos Podemos perdió un millón de votos. «Existe y seguirá existiendo y Podemos lo tendrá que resolver a su tiempo», señaló.

Podemos está tratando de apaciguar la batalla interna, pero al hacerlo reconocen que existe una discusión, que ellos prefieren definir como «un debate». La protavoz adjunta, Irene Montero, que hoy sustituía a Errejón en la rueda de prensa tras la Junta de portavoces ha asegurado que «es mucho mejor que los debates se vean de forma pública», y ha definido lo sucedido ayer como «un debate sincero y no una sucesión de especualciones».

Pero lo más interesante es que Montero ha reconocido que «existe un debate político» y que éste alcanza al tipo de relación «que tenemos que tener con el PSOE». Y ha destacado que su postura en este aspecto es que «no nos han votado para regalarle un Gobierno al PSOE».

Cree Montero que debe primar la idea que defiende que Podemos y el PSOE deben entenderse «de igual a igual» mientras que hay otra tendencia que defiende «una relación distinta», aunque ha dicho «no la asociaría a nombres concretos».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios