El embajador de Rusia en España posa para ABC durante la entrevista
El embajador de Rusia en España posa para ABC durante la entrevista - JOSÉ RAMÓN LADRA

El embajador ruso escribe una carta al Congreso para negar cualquier «injerencia» en Cataluña

Yuri Korchagin ha enviado una misiva con sus explicaciones al presidente de la Comisión Mixta de Seguridad Nacional, José Manuel García-Margallo

MadridActualizado:

El embajador de Rusia en Madrid, Yuri Korchagin, ha garantizado al Congreso su total apoyo a la «integridad territorial de España» y ha negado la existencia de «injerencias rusas» en la crisis catalana.

En una carta remitida al presidente de la Comisión Mixta de Seguridad Nacional, José Manuel García-Margallo, a la que ha tenido acceso Efe, Korchagin se refiere a la comparecencia de la investigadora del Real Instituto Elcano Mira Milosevich-Juaristi el pasado 23 de noviembre. La investigadora presentó un informe que afirmaba que «Rusia está en la guerra de la información con España y el resto de los países europeos».

Korchagin explica en la carta que esas afirmaciones, «según los periódicos, fueron interpretadas por la mayoría de los miembros de la Comisión como datos fiables», a pesar de que la investigadora admitió no tener «pruebas materiales ni huellas informáticas». Lamenta el embajador que la posición ya manifestada por su embajada no se tuviera en cuenta en la comisión.

«Me atrevo a recordarle, señor presidente, que la embajada de Rusia en Madrid expresó repetidamente la postura oficial de nuestro país que consiste en un total apoyo a la integridad territorial de España y define la situación en Cataluña como un proceso interno con el cual no tenemos nada que ver», subraya la misiva.

Y añade que «por extraño que sea y pese a las relaciones verdaderamente amistosas que existen entre nuestros dos países, esta posición de Rusia no fue tomada en consideración durante la sesión».

Asimismo, lamenta que también hayan pasado inadvertidas las declaraciones del subdirector general del Centro Criptológico Nacional, Luís Jiménez, quien aseguró que durante la crisis en Cataluña no fue detectado «ningún ciberataque procedente de países externos», tampoco de Rusia.

El embajador ruso desmiente las afirmaciones de la experta del Real Instituto Elcano, quien también aseguró que «Moscú usa la guerra de la información como estrategia militar».

Para desmontar esa acusación, el embajador también remite al Congreso y pide que sean entregados a los diputados unos extractos de la Doctrina de la Seguridad de Información rusa que, considera, dejan claro que «no es cierto» que entre sus estrategias militares esté la guerra de la información.

Además, adjunta una copia de otra misiva que remitió el 16 de noviembre al Real Instituto Elcano, en la que califica de «falacias infundadas» las afirmaciones de la investigadora y expresa su «sorpresa» e «indignación».

«Tales aserciones propician un ambiente hostil, siembran enemistad hacia los rusos incluyendo los que viven en España o piensan viajar a este país. Si este era el objetivo de la publicación quisiera subrayar que contradice a las tradicionales relaciones de amistad existentes entre Rusia y España a lo largo de varios siglos», indica. Igualmente, Kochagin manifiesta al instituto su sorpresa por que ese informe sea publicado por una institución que patrocinan organismos oficiales de España.

«Además, el título 'Real' del Instituto sugiere pensar a uno que estos enfoques puedan ser compartidos por la Corona», apunta antes de concluir que «el trabajo de investigación científica no debe ser suplantado por ideologizados llamamientos a desenmascarar enemigos». Precisamente hoy, García-Margallo ha propuesto la comparecencia del embajador ruso en España ante esta comisión.

La Mesa y Portavoces de la Comisión deberá ahora pronunciarse y decidir sobre esa comparecencia para que Korchagin intervenga en una sesión que se celebraría en cualquier caso después de las elecciones catalanas.

Ya el pasado 17 de noviembre el Ministerio de Asuntos Exteriores transmitió al embajador de Rusia en España que «de ninguna manera» se pretendió señalar al Gobierno ruso como responsable de la difusión de noticias falsas sobre la situación de Cataluña.