Vídeo distribuído por Juan Ignacio Zoido a través de su cuenta de twitter
Referéndum del 1-O

Un detenido por patear la cabeza de un agente el 1-O

Decenas de policías y guardias civiles resultaron heridos en el despliegue policial para impedir el referéndum

MadridActualizado:

La Guardia Civil ha detenido a una persona por dar una patada en la cabeza a un agente de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que actuaron durante el referéndum del pasado 1 de octubre en Cataluña siguiendo el mandato judicial de impedir la votación suspendida por el Tribunal Constitucional.

La detención ha sido adelantada este jueves en su cuenta de Twitter por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido: «Un detenido por la @guardiacivil por dar una patada en la cabeza a un agente el 1 de octubre para impedir el arresto de otro agresor».

En un comunicado, la Guardia Civil ha informado de que el tercer detenido en Sant Esteve Sesrovires está acusado de un delito de atentado contra la autoridad y resistencia, desobediencia y amenazas. Según informan fuentes conocedoras del dispositivo policial, el hombre de 22 años confesó tras su arresto que, en el caso de tener antecedentes, podría verse perjudicado en su intento de opositar como mosso.

Los hechos tuvieron lugar el 1-O por la tarde, cuando componentes del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) número 2 de Sevilla procedían a la detención de otra persona que acababa de propinar una patada a otro guardia civil que había caído al suelo.

«En ese momento», explica la Guardia Civil, «se aproximó este individuo y sin mediar palabra propinó una fuerte patada a uno de los guardias civiles que se encontraban deteniendo a la otra persona, huyendo a continuación».

Esta persona fue detenida ayer «tras las múltiples gestiones y la investigación» llevada a cabo en Sant Esteve Sesrovires, un municipio de 7.600 habitantes situado en la comarca del Baix Llobregat, a unos 30 kilómetros de la capital catalana.

La Guardia Civil ha informado de que ya son tres las personas que han sido detenidas por agresiones o intentos de agresión a distintos guardias civiles durante la actuación que llevaron a cabo el pasado 1 de octubre en Sant Esteve Sesrovires.

El primero de ellos fue un hombre de 24 años, presunto autor de la primera agresión en la cabeza y quien, aprovechando que el agente cayó al suelo, se aproximó para darle una patada en la parte posterior de la cabeza. Fue detenido cuando trataba de huir.

La otra detención tuvo lugar también el 1-O, también en la misma localidad, cuando se retiraba el dispositivo establecido por la Guardia Civil para impedir la votación ilegal. En ese momento, un hombre de 25 años que había participado «activamente» en las agresiones, intentó atropellar a varios agentes con una moto.