España

Detenida una mujer que torturó y asesinó a un hombre por un ajuste de cuentas en Sevilla

La arrestada, al sentirse estafada en la compra de sustancias estupefacientes, atrajo al hombre hasta un local abandonado

ABC - Actualizado: Guardado en:

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Sevilla a M.E.G.L., de 42 años de edad, como autora del asesinato de un hombre el pasado mes de septiembre, al que previamente torturó. El motivo fue un ajuste de cuentas.

Ésta, al sentirse estafada en la compra de sustancias estupefacientes atrajo al hombre mediante engaño hasta un local abandonado, donde lo ató de pies y manos en una silla para torturarlo hasta causarle la muerte. Después ocultó el cadáver en el mismo local varios días hasta que finalmente decidió prender fuego al recinto con la intención de eliminar las pruebas del crimen.

Además de la detención de la autora material de los hechos, la investigación permitió el arresto de R.C.R.J., de 32 años, un amigo de esta mujer, por encubrimiento, dado que la mujer le confesó los hechos y no los puso en conocimiento de la Policía.

La investigación se inició con motivo de una intervención previa de los bomberos que acudieron al barrio sevillano de Las Candelarias para extinguir un incendio que se había originado en un local abandonado habitualmente frecuentado por personas sin hogar y toxicómanos.

Tras sofocar las llamas, los bomberos descubrieron el cuerpo parcialmente calcinado de un hombre que se encontraba tumbado en el suelo con restos de mantas a su alrededor por lo que en un primer momento se barajó la posibilidad de que el incendio fuera fortuito y la víctima un indigente que se había quedado dormido.

Cuando los agentes se personaron en el lugar y analizaron la escena del crimen y el propio cadáver observaron cómo el mismo tenía abundantes marcas de heridas recientes en distintas partes de su cuerpo por lo que iniciaron una investigación para en primer lugar, identificar a la víctima y posteriormente conocer las causas reales de su muerte.

El informe forense permitió la identificación de la víctima, un hombre de 54 años de edad, y determinó que la causa de la muerte fue por asfixia; si bien, instantes antes de morir este hombre podría haber sufrido torturas de lo que se deduce la aparición de las heridas que se encontraron en su cuerpo.

Además, los investigadores encontraron durante la inspección ocular varios instrumentos compatibles con las heridas que presentaba la víctima y que pudieron ser utilizadas por su torturador antes de provocarle la muerte tales como unas tijeras, una cizalla, un martillo, un cuchillo jamonero y unos alicates.

Ajuste de cuentas

Una vez conocidas las circunstancias de la muerte de este hombre, los agentes pusieron en marcha un dispositivo policial para la localización de posibles testigos. Tras identificar a la posible autora de los hechos, los agentes la localizaron y la trasladaron a dependencias policiales para tomarle declaración, momento en el que confesó los hechos y relató a los agentes cómo cometió el crimen.

Debido a que se sentía estafada por la víctima, la autora del crimen atrajo mediante engaño al hombre hasta el local abandonado donde, mediante la fuerza, consiguió atarlo a silla para después torturarlo empleando algunas de las herramientas intervenidas en el local hasta que finalmente le causó la muerte asfixiándolo con varias prendas de ropa.

La mujer intentó ocultar el cadáver bajo unas mantas, pero a los pocos días, decidió prender fuego al local y de esta manera hacer desaparecer tanto el cuerpo de la víctima como las posibles pruebas que la pudieran incriminar.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios