España

La designación de Soria para el Banco Mundial reabre la guerra entre el Congreso y el Gobierno

PSOE y Podemos piden un pleno urgente para que De Guindos dé explicaciones

Vídeo: Soria renuncia - ATLAS

La batalla desatada entre el Ejecutivo y el Parlamento durante la pasada legislatura a cuenta del control que el segundo puede ejercer sobre el primero durante su actuación «en funciones» amenaza con reabrirse. El motivo es la diferencia de criterio en torno a la propuesta del Gobierno para que el exministro de Industria, José Manuel Soria, se convirtiera en director ejecutivo del Banco Mundial, una propuesta que al final no se hará efectiva al renunciar a la candidatura el exministro Soria. Para el PSOE y Podemos se trataba de una injustificada «recompensa» que requiere aún la explicación urgente del ministro de Economía, Luis De Guindos, ante el Congreso.

Sin embargo, los populares mantienen el criterio de que, ahora, el Gobierno sólo debe dar explicaciones de cuestiones excepcionales de actualidad y de las decisiones que se derivan de su actuación en funciones. Apoyan, por tanto, que De Guindos se someta a las preguntas de los grupos pero en la Comisión de Economía –que se celebrará el 15 de septiembre–, no en el pleno, y al final de su comparecencia para explicar la prórroga de los Presupuestos, no en una sesión monográfica. La renuncia de Soria podría apaciguar algo las aguas, pero el debate sobre el control parlamentario en este período en funciones vuelve a estar sobre la mesa.

Disparidad de criterio

Tanto el PSOE como Podemos son conscientes de que si siguen adelante y citan al ministro, éste puede no acudir al considerar que se trata de un tema circunscrito al ámbito de su actuación en funciones y que, por tanto, no debe estar sometido al control del Parlamento. Se replicaría así el duro enfrentamiento desatado entre ambos poderes durante la anterior legislatura y que, de hecho, sobrevoló ayer durante la reunión que mantuvo la Mesa del Congreso. Su presidenta, Ana Pastor, la vicepresidenta tercera, Rosa Romero, y la secretaria primera, Alicia Sánchez-Camacho, mantuvieron el mismo criterio que en la legisltura pasada y se opusieron a las iniciativas que consideraban que quedaban fuera de la actuación del Gobierno en funciones, frente al criterio de los seis miembros restantes pertenecientes a PSOE, Podemos y Ciudadanos que volvieron a defender un control amplio del Congreso sobre el Ejecutivo.

No en el pleno
Los populares apoyan que el ministro se someta a las preguntas oportunas, pero en la Comisión de Economía

La presidenta del PSOE y vicepresidenta segunda, Micaela Navarro, no dudó en echar en cara a Pastor que el Gobierno se consideraba con plenas funciones para elevar la propuesta de Soria al Banco Mundial pero sin la competencia suficiente para dar explicaciones de ello en el Congreso, a lo que Sánchez-Camacho le contestó recordando los criterios jurídicos en los que los populares basan su posición.

Aunque la batalla jurídica entre ambos poderes se encuentra en el Tribunal Constitucional a la espera de resolución, tanto los socialistas como la formación morada están dispuestos a seguir adelante. Y aunque ayer por la mañana la Mesa dio vía libre a la petición de explicaciones presentada por PSOE y Podemos la semana pasada, apenas dos horas después ambos grupos registraban una nueva iniciativa para que ese pleno sea convocado con urgencia. Su objetivo es que el ministro comparezca antes de las elecciones vascas y gallegas del 25-S.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios