España

Defensas y acusaciones de Gürtel deben posicionarse sobre la recusación de un juez del tribunal

El número dos de la trama pidió que se aparte al magistrado De Prada por vínculos con una acusación

José Ricardo de Prada, en una imagen de archivo
José Ricardo de Prada, en una imagen de archivo - ABC

Las partes del caso Gürtel, el juicio que arranca el próximo cuatro de octubre, deben posicionarse sobre la petición de recusación planteada por un acusado sobre el juez José Ricardo de Prada, uno de los tres miembros del tribunal designado para enjuiciar lo sucedido. El acusado Pablo Crespo, el número dos de la trama, solicitó que se le aparte por sus vínculos con un abogado de la acusación en una pieza de la causa.

La secretaria judicial de la sección segunda de la Sala de lo Penal, a la que pertenecen los magistrados del tribunal, ha dado traslado a las defensas y acusaciones del caso, para que decidan si apoyan o no que se aparte a De Prada, según informaron fuentes jurídicas. Este paso no significa aún que el incidente de recusación haya sido admitido a trámite y no supone que el inicio de la vista vaya a retrasarse por ahora.

En su escrito recusación, la defensa de Crespo argumentó que De Prada no goza de la apariencia de imparcialidad exigida para juzgar. Sustentó su tesis en dos razones: en que la hija del magistrado ha colaborado en un libro con el letrado Gonzalo Boyé, que ejerce la acusación en la pieza del caso conocida como los papeles de Bárcenas, y en la relación del magistrado con Baltasar Garzón, el exjuez que fue condenado por el Tribunal Supremo por autorizar unas escuchas ilegales y contra quien se querelló precisamente Crespo.

Dos magistrados del tribunal original del caso, los jueces Enrique López y Concepción Espejel, fueron apartados por la Audiencia Nacional a petición de algunas partes por su afinidad con el Partido Popular, quien será juzgado en la causa como posible partícipe a título lucrativo: es decir, por haberse enriquecido con el dinero de la trama sin conocer el origen delictivo de los fondos. Crespo argumenta en su escrito que los motivos para apartarles eran «de muchísimo menos peso» que en el supuesto de De Prada.

El acusado, quien fuera secretario de Organización del PP de Galicia, se enfrenta a 85 años de prisión en esta causa, solicitados por la Fiscalía. El juicio de de la primera época de Gürtel versará sobre las actividades de la trama entre 1999 y 2005 en las localidades de Estepona, Majadahonda, Pozuelo de Alarcón y Madrid, y en las comunidades autónomas de Madrid y Castilla y León.

Boyé no está personado en la causa que enjuciará esta pieza del caso Gürtel, pero es el abogado que representa a una de las acusaciones populares en otra pieza del mismo tronco: el caso conocido como papeles de Bárcenas: el Observatorio DESC. Este proceso, cuyo juicio aún no tiene fecha, resolverá si los extesoreros del PP Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta manejaron una contabilidad opaca o caja B en el seno del partido durante 18 años.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios