España

El «no» de CC y PNV deja a Sánchez sin salida para su gobierno «alternativo»

Con los 175 votos negativos de la oposición (PP, Ciudadanos, CC y PNV) le resulta imposible formar Gobierno

Pedro Sánchez sigue fiel a su creencia de que un gobierno «alternativo» es posible. Frente a todo y frente a todos, parece ignorar aquellas voces que, desde su partido, piden un cambio de estrategia y la abstención que permita gobernar a la lista más votada. Con la incertidumbre de qué pasará este sábado, de si Ferraz conseguirá imponer su calendario de primarias y de Congreso Federal, el líder socialista también tiene que hacer frente a las quienes pronostican una dimisión en masa para provocar que el partido quede en manos de una gestora y que dé tiempo así a los candidatos que quieran postularse a la secretaría general.

Pero antes de saber qué va a pasar con su propio partido, Sánchez tiene la intención de preguntar si los socialistas deben intentar, de nuevo, una investidura. Para la formación de su deseado gobierno es clave la participación de Podemos, pero los números no le bastan (ambas formaciones suman 156 escaños). Ciudadanos volvió a repetir este martes que sigue dispuesto a sentarse en la mesa con el PSOE cuando pase «su batalla interna» y, eso sí, junto a «la lista más votada», el PP. Rivera volvía a rechazar así cualquier intento de acercamiento al PSOE junto a los de Iglesias.

Descartado el pacto PSOE-Podemos junto a Ciudadanos, Sánchez puede partir de la base de 156 escaños. Si se le sumaran los votos de PDC (la antigua CDC) y del PNV, los socialistas obtendrían uno menos (169) que los que presentó Rajoy junto a Rivera para su investidura. Sin embargo, los vascos rechazaron este martes también apoyar al candidato socialista. Andoni Ortuza sugirió al PSOE negociar «una abstención digna». En su opinión, para evitar unas terceras elecciones, «tiene que haber alternativas definidas», y no es el caso del PSOE.

La última en sumarse al «no» ha sido la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas. «Yo creo que en España no hay alternativa a un gobierno en minoría del PP», ha dicho la que en su día votó a favor de la investidura fallida de Sánchez con el apoyo de Albert Rivera. Con su voto sumado al del PP, Ciudadanos y PNV ya serían 175 (justo la mitad del Congreso) los diputados que rechazarían así la «alternativa», haciendo imposible el sueño de Sánchez.

Pero aun con las cuentas bloqueadas, estaría por ver si el secretario general socialista se atreve a acercarse a los nacionalistas de Bildu y ERC. Los 11 votos de estas dos formaciones solo valdrían si el PNV decide votar de manera diferente al «no», algo que parece descartado a día de hoy. Este miércoles han descartado, de nuevo, un acercamiento «al menos mientras la guerra socialista siga abierta».

En todo este proceso será muy importante lo que ocurra el sábado en Ferraz (o antes incluso, si se precipitan los acontecimientos), aunque a día de hoy, Sánchez tiene más descartado que nunca la posibilidad de formar una alternativa al Gobierno de Mariano Rajoy.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios