España

Así son las cuentas de la Generalitat de Cataluña para romper España

Junqueras consigna 5,8 millones de los Presupuestos para «procesos electorales» y camufla la consulta en una disposición adicional

Junqueras entrega a Forcadell el proyecto de ley de Presupuestos - EFE

El proceso soberanista ha sido un juego de fintas y amagos desde el principio: desobediencia pero con sordina, ruptura por etapas, unilateralidad sin que se note... Un nuevo capítulo de este juego de engaños se vivió ayer con la aprobación inicial de los Presupuestos de la Generalitat de 2017, que contienen, pero de manera camuflada, tratando de evitar la impugnación del Estado, una partida para la organización del referéndum de autodeterminación, previsto por Junts pel Sí y la CUP en otoño de 2017. Estas son las partidas clave de los Presupuestos catalanes:

5,8 millones. Partida fantasma para el referédum

Partida fantasma, presupuesto emboscado... La Generalitat no ha incluido un epígrafe explícito para la organización del referéndum de otoño de 2017, algo que solo se menciona en una disposición adicional que, con una doble intención evidente, alude a la «legislación vigente». Sí hay 5,8 millones para «procesos electorales y participación», el mismo concepto bajo el que en 2014 se camufló la consulta.

330 millones. Plan de contingencia, plan b para la consulta

Las cuentas incluyen 330 millones de euros para un «fondo de contingencia» que el Gobierno catalán contempla en cada ejercicio para imprevistos, lo que no le obliga a concretar a qué dedicará esta partida. Junqueras no quiso aclarar si se prevé este fondo para organizar el referéndum y sortear una eventual impugnación: «Suponiendo que hubiera una partida oculta, ¿alguien cree que lo diría?».

18,2 millones. La acción exterior dispara su partida

Es una de las partidas que más crece porcentualmente. El plan de acción exterior, que prevé a lo largo del próximo año alcanzar prácticamente la veintena de «embajadas», se llevará en 2017 18,2 millones de euros, un notable incremento en comparación a los 11,1 del presupuesto de 2015. La consejería de Raül Romeva obtiene en conjunto 62,3 millones, de los cuales 17,3 son para proyectos de cooperación.

93,3 millones. Agencia Tributaria, «estructura de estado»

Señalada como una de las tres «estructuras de estado» básicas para preparar Cataluña para la independencia, la Agencia Tributaria catalana recibe este año una partida de 93,3 millones (48,5 en 2015), lo que debe servir para incrementar el personal (hasta los 903 empleados) y alcanzar las 19 oficinas propias. El objetivo, asumir plenamente las competencias que le otorga el Estatuto en materia fiscal.

1.170 millones. Leve incremento del gasto social

Aunque las entidades sociales dicen que son del todo insuficientes, la Generalitat presume de incrementar en 1.170 millones el gasto social para 2017. En conjunto, la mejora de la situación económica y la recaudación tributaria permiten presentar unos presupuestos ligeramente expansivos: de 21.090 millones a los 22.611 actuales. La deuda crece un 1,6%, aunque se reduce su peso en relación al PIB: 35,4%.

289 millones. Más recursos para los medios públicos

Aunque la partida destinada a medios de comunicación social -subvenciones y medios públicos- disminuye de los 341 millones de las cuentas de 2015 a los 309 de las de 2017, la partida que sí crece de manera significativa es la de los medios de la Generalitat. Catalunya Ràdio y TVC recibirán este año una subvención de 289 millones, en contraste con los 240 del último presupuesto aprobado, hace dos años.

180 millones. Nuevos impuestos: bebidas azucaradas

Junto a los Presupuestos, la Generalitat aprobó ayer cambios y nuevos impuestos por los que se prevé ingresar unos 180 millones. Entre los más novedosos, el que gravará la venta de bebidas azucaradas envasadas, de entre 0,08 y 0,12 euros por litro en función de su concentración. La Generalitat, que implementará este impuesto a partir de abril, prevé unos ingresos de 41,3 millones.

Recuperar Aguas de Ter de Llobregat

Aunque no se incluye una partida o provisión al respecto, la Generalitat prevé que en caso de que el TSJC declare la nulidad de la privatización de Aguas de Ter Llobregat (ahora objeto de un litigio entre Acciona, la adjudicataria, y Agbar) se recupere la «gestión directa» de la misma. Junqueras no adelantó qué coste tendría, aunque la estimación más prudente la cifran en varios cientos de millones.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios