España

Covite denunció en la ONU la «persistente legitimación» de ETA un mes antes de la agresión de Alsasua

El colectivo interrumpió una protesta que hablaba de «montaje policial» y se querelló por un homenaje a la banda en un centro escolar

Imagen de una manifestación en Alsasua
Imagen de una manifestación en Alsasua - Efe
EP Madrid - Actualizado: Guardado en:

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) denunció en la ONU un mes antes de la çagresión sufrida por dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua que el entorno radical de la izquierda abertzale persistía en la legitimación del terrorismo cinco años después de que ETA fuera derrotada policialmente y anunciara el cese de los atentados.

En un informe de 57 páginas enviado el pasado 23 de septiembre a la ONU, donde Covite ostenta el estatus especial consultivo, la asociación que preside Consuelo Ordóñez --hermana de Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA-- relataba los actos de legitimación del terrorismo en el País Vasco y Navarra desde el 20 de octubre de 2011, cuando la banda comunicó que abandonaba las armas.

Esta asociación fue la que interpuso una denuncia ante la Audiencia Nacional tras la paliza sufrida el 15 de octubre por dos agentes de la Guardia Civil y sus parejas cuando disfrutaban de un momento de ocio en Alsasua. Hasta este municipio navarro de 7.000 habitantes se desplazó la propia Consuelo Ordóñez en un «acto de rebeldía» en el que interrumpió una manifestación en la que se rebajaba lo ocurrido a «montaje policial».

Como asociación de víctimas del terrorismo, Covite tiene derecho a la justicia gratuita. Esta asociación estaba pendientes este lunes por la mañana de que se les asignara un abogado para que asista a las declaraciones en la Audiencia Nacional de los ocho detenidos por la paliza de Alsasua, según ha explicado a Europa Press un portavoz del colectivo. Covite confía en que se mantenga contra los ocho detenidos en la madrugada de este lunes en Navarra, País Vasco y Madrid la acusación por un delito de terrorismo que ha sido respaldada hasta ahora tanto por la Fiscalía como por la juez Lamela, quien ha identificado a doce presuntos agresores.

Ya en septiembre, Covite detallaba ante la ONU con diferentes imágenes la relación de 'ongi etorris' (bienvenidas a presos) y la politización de unas fiestas populares repletas de carteles, lemas y pintadas en los que se honra la trayectoria de terroristas sanguinarios. También denunciaba los ataques a monumentos de víctimas y la celebración de jornadas contra las fuerzas de seguridad en las que llegan a participar niños. Su informe se centraba en los efectos del terrorismo sobre los Derechos Humanos, para lo que hace un repaso por la «persistente radicalización» en el País Vasco y Navarra tras el fin de ETA el 20 de octubre de 2011, hace casi cinco años. El dossier hace acopio de los últimos 'ongi etorris' en la localidad natal de presos como Elena Beloki, que fue recibida por un nutrido grupo de personas en agosto de 2016, antes de que EH Bildu la incluyera en su lista electoral.

Kepa Zubizarreta, Jorge Olaiz, Eneko Etxaburu, Ekaitz de Ibero, Aingeru Cardaño son otros de los presos que tuvieron lo que Covite describe como «actos en honor de terroristas condenados». El informe tiene un capítulo que se centra en las jornadas contra las fuerzas de seguridad, donde «se llegan a organizar escraches en torno a cuarteles o parodias humillantes para los agentes"». El colectivo presidido por Consuelo Ordóñez puso como ejemplo de lo anterior que en agosto de 2015 desfilaran en Alsasua unas carrozas parodiando a la Guardia Civil en una jornada conocida como Día de la Huida, en referencia a la salida de esta comunidad foral de las fuerzas de seguridad.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios