La diputada de Junts per Catalunya Elsa Artadi en el Parlament - EFE

JpC compara al juez Llarena con Tejero: «Es un golpe de Estado togado»

El magistrado del TS no concede el permiso a Sànchez para su investidura y Torrent aplaza el pleno

Barcelona/MadridActualizado:

«He decidido aplazar el pleno de la sesión de investidura convocada para el 13 de abril de 2018». El presidente del Parlamento de Cataluña desconvocó el pleno de investidura de Jordi Sànchez (JpC) previsto para hoy una vez se conoció que el magistrado del Tribunal Supremo (TS) Pablo Llarena denegó al candidato de JpC y ERC acudir al hemiciclo parlamentario.

De esta manera, el Parlamento catalán sigue sin fecha para investir un presidente autonómico, pero no «sine die» pues está limitado al 22 de mayo, día tope para evitar la convocatoria de elecciones. Con el de ayer, Torrent cosecha cuatro intentos fallidos de investir presidente: Carles Puigdemont, Jordi Turull -que se sometió a una votación, perdida por la falta de apoyo de la CUP- y dos de Sànchez.

Como respuesta, Torrent ha convocado para hoy una reunión extraordinaria de la Mesa parlamentaria «para abordar las actuaciones políticas y legales que se puedan derivar». Sobre estas, los partidos secesionistas anunciaron que plantearán a la Mesa que el Parlamento catalán presente una querella contra el magistrado del TS.

Llarena frustró este jueves el segundo intento de Sànchez, que volvió a intentarlo aun estando en prisión incondicional desde noviembre. El magistrado considera que persiste el riesgo de reiteración delictiva por parte del exlíder de la ANC, por lo que cerró la puerta a su asistencia presencial o telemática.

En un auto amplio, de 54 folios, el instructor afirma que su postulación como presidente de la Generalitat «presenta elementos que apuntan marcada y racionalmente» a que ese eventual mandato pueda quebrantar el orden constitucional. Si Sànchez consigue su objetivo, señala Llarena, puede transgredir las mismas «normas prohibitivas penales» que han justificado la incoación de la presente causa. Por ello, priman los derechos políticos colectivos sobre los derechos individuales que el procesado proclama en el escrito dirigido al magistrado.

Respecto a la comunicación del Comité de Derechos Humanos de la ONU, como acuse de recibo de una queja de Sànchez, que era el punto central del argumento de la defensa, Llarena recuerda que la comunicación de este comité no supone que haga una indicación concreta ni que sea vinculante para el tribunal.

«Golpe togado»

Tras la decisión del magistrado instructor y la confirmación del aplazamiento «sine die» de la investidura, Josep Costa y Elsa Artadi, portavoces de JpC, compararon al juez Llarena con el golpista Antonio Tejero: «Es un golpe de Estado togado, han cambiado el Ejército por los jueces. Tejero entró en el Congreso en 1981, Llarena entró en el Parlament en 2018». Salvador Sabrià (ERC) confirmó y «celebró» la presentación de la querella contra el juez.

Por su parte, desde Cs, Carlos Carrizosa criticó la decisión de JpC y ERC y valoró como increíbles «las coacciones y las amenazas contra el Poder Judicial» por parte de los secesionistas.