Reportaje audiovisual

¿Cómo se captura a los narcos más buscados del mundo?

Así trabaja el equipo de Huidos de la justicia de la Guardia Civil

Los clanes gallegos del narcotráfico siguen tan activos como hace décadas

Entre los métodos de la Guardia Civil destacan las Operaciones cacería

Comandante jefe del equipo de Huidos de la Justicia de la UCO - ABC
RAQUEL QUÍLEZ / CAROLINA MÍNGUEZ Madrid - Actualizado: Guardado en:

8 de marzo de 2012. Giuseppe Polverino, capo del clan camorrista que lleva su nombre, cae en Jerez de la Frontera (Cádiz) a manos de los agentes del grupo de huidos de la Guardia Civil. La fecha marca un antes y un después en la historia de este cuerpo de especialistas, centrado en detener a los criminales más buscados del mundo. En su mayoría, capos de la mafia. Llevaban dos años y medio tras sus pasos. «Es sin duda el que más nos ha costado», confiesa su comandante jefe.

El caso tenía todos los ingredientes de las historias de narcos. Giuseppe Polverino dirigía el clan más importante de la camorra italiana, el que controlaba el tráfico de hachís entre España e Italia, con un imperio que ascendía a 1.000 millones de euros, según la Justicia de su país. En España se sentía como en casa y desplegó una logística empresarial impecable: contable, abogados, inversores… Era un tipo duro. La leyenda cuenta que ordenó matar a ocho personas disolviéndolas en ácido.

Las detenciones de la Guardia Civil comenzaron en Tarragona y el clan se fue replegando hasta llegar a Cádiz, donde finalmente fue capturado. Fue un éxito rotundo del grupo de huidos y Polverino fue extraditado a Italia, donde cumple sesenta años de cárcel por asociación mafiosa y tráfico de drogas. En España, sin embargo, fue absuelto de las acusaciones y hoy el clan permanece activo, reconoce el comandante.

Buscar la pista inicial

11 de la mañana. En una oficina de un edificio sin identificar de Madrid, cuatro agentes fijan la atención en sus ordenadores. De allí, de sus bases de datos, debe salir esa primera pista que les lleve hasta uno de los grandes huidos de la justicia internacional. Ese mismo equipo, integrado por 12 hombres, ejecutará después la operación sobre el terreno. ¿Cómo se persigue a los capos más buscados del mundo?

«En España el más buscado sería Antonio Anglés, pero ¿quién tiene una información que pueda llevar a él? Nadie».

El Equipo de Huidos inició su trabajo en 2008, con la captura de dos capos colombianos que figuraban en la lista de los 5 millones de dólares que difunde EEUU. «Entonces se vió la necesidad de tener un grupo propio para esto. La colaboración con los equipos internacionales es vital y la confianza aumenta cuando ven que les tratas de igual a igual y consigues resultados», cuenta el responsable.

Entre sus objetivos figura todo el espectro del crimen, desde asesinos que buscan pasar desapercibidos, a mafias activas: «Las cuatro tipologías de mafia italiana tienen mucha capacidad de trabajar aquí. La camorra, la mafia, la N'drangheta… También vienen muchos rusos y británicos que quieren diluirse entre las comunidades de la costa. Hemos detenido a algunos que han estado año y medio escondidos en una casa».

Entre los métodos de la Guardia Civil destacan las Operaciones cacería: «Definimos un país y buscamos a todos los huidos de allí. Ahora lo estamos haciendo con Colombia, con quien trabajamos muy bien gracias a oficiales de enlace que hemos enviado. También con Italia. Antes no nos daban información porque no se fiaban, pero gracias a los buenos resultados están confiando en nosotros», dice el comandante. «Ese trabajo de datos y oficina es fundamental. Luego, con esa información llegas hasta el huido, que la mayoría de las veces tiene documentación doblada, ha cambiado de fisiología, de relaciones… Pero hay cosas que no pueden cambiar y es ahí donde tenemos que hacernos fuertes».

Los hombres más buscados

¿Quiénes son sus principales objetivos? «Las autoridades americanas difunden las listas de los 3 y 5 millones de dólares -es lo que ofrecen como recompensa- con los mayores criminales, en su mayoría jefes de cárteles colombianos. Son los únicos que lo hacen y es verdad que el dinero es un aliciente importante, pero si no tienes un hilo del que tirar es absurdo ponerse a buscar. Por ejemplo, en España Antonio Anglés sería el más buscado, pero ¿quién tiene una información que pueda llevar a él? Nadie».

Además, el comandante reconoce que los clanes gallegos del narcotráfico siguen tan activos como hace décadas. También su relación con los colombianos. «Sigue habiendo oficinas de cárteles colombianos aquí. Cuando llegaron necesitaban la infraestructura y el transporte de los gallegos, que siguen teniendo las mejores, y ahora no los necesitan tanto pero siguen contando con ellos. La diferencia es que antes les pagaban con dinero y ahora con droga, con la que comercian en el interior de España mientras que los colombianos se olvidan de este mercado y nos usan como base para distribuirla por Europa. Eso ha ocurrido también con el hachis y los marroquíes, ya no les necesitan tanto porque se han instalado aquí, pero los gallegos siguen siento muy fuertes. También se celebran en España muchas reuniones de cárteles colombianos y clanes italianos».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios