España

Comité Federal, Ejecutiva, Comisión de Garantías... ¿qué son y para qué sirven los órganos del PSOE?

Los órganos internos del partido, cuyas competencias se recogen en los Estatutos del partido, son fundamentales para entender las estrategias y jugadas a las que se pueden acoger los socialistas durante la división más profunda de su historia

Comité Federal, Ejecutiva, Comisión de Garantías... ¿qué son y para qué sirven los órganos del PSOE?

La crisis que asola al PSOE ha sacado a relucir la complicada organización interna del partido socialista. Sus dirigentes remiten a los estatutos y convocan congresos o comités encargados de dirimir las competencias, pero lo cierto es que, en ocasiones, parece que ni los máximos responsables de la formación saben a quién compete cada cosa. Ni siquiera la fractura del partido entre afines al secretario general y sus críticos saben cuál es el paso legal que deben seguir. Unos instan a la dimisión del líder socialista, ostentando los ceses de la mitad más uno de los miembros de su Ejecutiva; otros, sin embargo, aseguran que este movimiento no es suficiente para relevar a Pedro Sánchez de su cargo.

Para entender esta guerra estatutaria en el seno del PSOE hay que conocer los órganos internos del partido y la forma en la que toman ciertas decisiones.

Congreso Federal

Es el órgano soberano del partido. En él se definen las estrategias a seguir, se establece la línea política y se deciden tanto los principios como el programa. Según los Estatutos del PSOE, es la responsable directa de nombrar a la Ejecutiva, a los 65 miembros del Comité Federal y a una de esas desconocidas que lleva unos días copando titulares, la Comisión Federal de Ética y Garantías.

Se reúne cada tres o cuatro años de forma ordinaria, y el último convocado, de manera extraordinaria, se celebró en julio de 2014 y, de llegar a buen puerto la intención de Sánchez —a propuesta de su Ejecutiva—, el próximo sería el 12 y 13 de noviembre, precedido de primarias entre los militantes el 23 de octubre, para elegir un nuevo secretario general y otra dirección.

Esto supondría acelerar la celebración del Congreso, ya que la idea inicial del secretario general del PSOE era que tuviese lugar el 2, 3 y 4 de diciembre, con la consulta a los afiliados también el 23 de octubre. Este anticipo estaría justificado en el carácter extraordinario del mismo, por lo que el plazo desde la convocatoria hasta la celebración se acortaría a 40 días, según los Estatutos.

Los contrarios al secretario general también querrían convocar un Congreso, de la mano de una gestora que tome las riendas del partido. Pero asumen que lo primero debe ser resolver lo que está considerado como la división más profunda de su historia, y esperar a que se forme gobierno.

Comisión Ejecutiva Federal

Es el órgano encargado de la dirección del partido, elegido directamente por el Congreso Federal, y el responsable de solucionar los conflictos en el seno del partido, aunque, tal y como especifican los Estatutos, cabe interponer recurso ante la Comisión Federal de Ética y Garantías.

Se encarga también de proponer al Comité Federal al candidato a la presidencia de Gobierno y se puede reunir con la frecuencia que considere oportuna. Formada por 38 miembros (designados en el Congreso Federal de julio de 2014), tras la dimisión en bloque de 17 críticos de Sánchez y de las tres vacantes —incluida la Secretaría de Movimientos Sociales de Pedro Zerolo, fallecido en junio de 2015—, tan solo 18 de sus miembros, los afines a Sánchez, se mantienen en el cargo, y son los únicos que actualmente conservan su perfil en la web del PSOE.

Comité Federal

A partir de las 9.00 horas de este sábado 1 de octubre se celebrará un Comité Federal con el fin de aclarar el futuro del PSOE, y será el que decida sobre la propuesta de Sánchez de celebrar el Congreso.

Está formado por los miembros de la Ejecutiva, los portavoces en el Congreso y el Senado, los secretarios generales en las comunidades autónomas..., es decir, los miembros natos, y por los miembros elegidos, de los que 65 salen del Congreso Federal, mientras que los Congresos Regionales o Nacionales determinarán al resto de miembros en función del número de militantes. Pero también pueden acudir a sus reuniones los exsecretarios generales y los presidentes autonómicos del partido. Tal y como recogen los Estatutos del partido, entre sus competencias figura la elección del candidato a la presidencia del Gobierno, examinar la gestión de la Comisión Ejecutiva Federal, elaborar el programa a nivel estatal, determinar la política de alianzas del partido o examinar los informes de la Comisión Federal de Ética y Garantías.

La mesa del Comité está presidida por Verónica Pérez, afín a Susana Díaz.

Se reúne al menos dos veces al año, convocado a petición de la Comisión Ejecutiva Federal, aunque está previsto que pueda celebrarse con carácter extraordinario siempre y cuando lo convoque la Ejecutiva o lo soliciten, al menos, un tercio de sus componentes. En sesión ordinaria, la convocatoria corre a cargo de la Secretaría Federal de Organización (función que ostenta César Luena) y debe producirse con 20 días de antelación a la fecha de la reunión.

Comisión Federal de Ética y Garantías

Actualmente presidida por la vasca Isabel Celaá, es un órgano de control que se encarga de dirimir conflictos internos como el actual, y del que se espera emita un informe sobre la situación creada tras la dimisión de los 17 miembros de la dirección.

A pesar de estar integrada por un presidente, un secretario y tres vocales elegidos en el Congreso Federal, los miembros de esta comisión no siempre concuerdan.

Celáa advirtió este jueves a Verónica Pérez que no tiene potestad para convocar el órgano que ella dirige. Lo hizo aludiendo al artículo 51.3 de los Estatutos, en el que se especifica que la comisión dispone de «libertad, autoridad e independencia para el ejercicio de sus funciones, y se expresará a través de resoluciones, advertencias o recomendaciones. Sus decisiones no admitirán recurso alguno».

Sin embargo, María Jesús Montero, Inés Ayala y Wilfredo Jurado, tres de los cinco miembros críticos de la Comisión de Garantías del PSOE, presentaron ayer un escrito en Ferraz en el que exigían a su presidenta que les reuniese «en 24 horas» para dictaminar sobre el conflicto del partido o emitirán ellos uno en nombre de la Comisión.

Ninguno de sus miembros puede pertenecer a la Ejecutiva del partido ni tampoco ostentar cargos ejecutivos autonómicos. Tal y como recogen los Estatutos del partido, entre sus competencias figura la de «emitir dictámenes no vinculantes a solicitud de los diversos órganos colegiados del partido», por lo que .

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios